Dona ahora!
Copyright: ZENIT / Deborah C Lubov

Copyright: ZENIT / Deborah C Lubov

“Al asociarnos con religiosas, podemos hacer cambios y enfrentar desafíos globales”, señala la embajadora británica en la Santa Sede

“La mujer como promotora de la esperanza”

ZENIT explora la conferencia de Roma “La mujer como promotora de la esperanza”, organizada para el Día Internacional de la Mujer

“Al asociarnos con hermanas religiosas, podemos hacer cambios y tener un impacto y abordar los desafíos globales con los que estamos trabajando”.

Esto fue enfatizado por la Embajadora Británica ante la Santa Sede, Sally Axworthy, en la conferencia titulada Donna come promotrice di speranza (‘La mujer como promotora de la esperanza’), organizada con motivo del Día Internacional de la Mujer por el Presidente de la Unión Mundial de la Organización de Mujeres Católicas (WUCWO), con el patrocinio de la Embajada Británica ante la Santa Sede y la Embajada de Perú ante la Santa Sede, el martes 5 de marzo de 2019 en el auditorio de la UISG en el centro de Roma.

Fundada en 1910, WUCWO, cuyo objetivo “es promover la presencia, participación y corresponsabilidad de las mujeres católicas en la sociedad y en la Iglesia, para que puedan cumplir su misión de evangelización y trabajar por el desarrollo humano”, ahora incluye 100 organizaciones.

Actualmente opera en cinco regiones y en 50 países. WUCWO une a las mujeres católicas del mundo a nivel internacional a través de su estatus consultivo en el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas en Nueva York y Ginebra, el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra y la Organización de Alimentos y Agricultura en Roma, su estatus participativo en el Consejo de Europa en Estrasburgo, y como socio oficial en la UNESCO (París).

La organización defiende la dignidad humana y los derechos humanos a través de eventos paralelos, declaraciones y apoyo a las misiones de la Santa Sede. Se relaciona con otras organizaciones y pertenece al foro internacional de ONG de inspiración católica.

Junto con Embajadora Axworthy, intervinieron en el evento María Elvira Velásquez Rivas-Plata, embajadora del Perú ante la Santa Sede; María Lía Zervino, presidenta de la Unión Mundial de Organizaciones de Mujeres Católicas (UMOFC-WUCWO); Flaminia Giovannelli, ex subsecretaria del Dicasterio del Vaticano para promover el desarrollo humano integral; y Martina Liebsch, Directora de Política y Defensa de Caritas Internationalis.

El evento, que comenzó con un Ave María, recibió la intervención, las preguntas y respuestas de cada orador y una concluyó con un homenaje a la Santa Madre Teresa de Calcuta. Varios participantes enfatizaron que la mayor participación de las mujeres tiene que ver con el servicio, no con el poder, y “si se convierte o se trata del poder”, entonces no están interesadas.

En su discurso, la embajadora de Perú ante la Santa Sede destacó: “Mostramos todos los días, somos capaces de hacer cambios, pero aún queda mucho por hacer”. Todavía hay muchos temas que deben abordarse, como la discriminación, la indiferencia, la violencia, dijo, subrayando: “Aquí es donde la voz de las mujeres se suma al grito de los pobres y al grito de la Madre Tierra”.

Embajadora María Elvira Velásquez Rivas-Plata recordó que el año pasado la Comisión Pontificia para América Latina dedicó una sesión plenaria precisamente a las mujeres como pilar en la construcción de la Iglesia y la sociedad.

Recordó que, justo ayer, el Papa al dirigirse a la Comisión recordó: “La esperanza en América Latina tiene un rostro femenino”, como habían dicho los obispos de CELAM en Bogotá, Colombia, en 2017.

“Las mujeres, una y otra vez”, –observó la embajadora de Perú ante la Santa Sede– “encienden esta fe”.

Durante su asamblea alenaria, del 6 al 9 de marzo de 2018, la Comisión Pontificia para América Latina recomendó que se realizada un Sínodo de Obispos en el Vaticano sobre el tema “La mujer en la vida y la misión de la Iglesia”.

La embajadora peruana agradeció al Papa su esfuerzo y compromiso para incluir e involucrar a las mujeres, al igual que otros que dieron sus intervenciones, y algunos que participaron en las preguntas y respuestas.

La presidenta de la Organización de la Unión Mundial de Mujeres Católicas, María Lía Zervino, reconoció que “el tema en juego son las mujeres”, pero “me gustaría agradecer a los hombres que están aquí y darles un aplauso”.

Señaló que el 70 por ciento de los ejercicios de solidaridad en el mundo son realizados por mujeres, y cómo las mujeres realmente “dan esperanza”. “Poco a poco –dijo– se está produciendo un viento, que puede convertirse en un gran tsunami”. Para fomentar la cultura, la paz, la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y el respeto por la vida desde la concepción”. Zervino enfatizó que esto puede funcionar para lograr” un gran cambio cultural”.

Alcance y eficacia de las hermanas

La embajadora Sally Axworthy habló sobre cómo las mujeres en la política y especialmente en las relaciones exteriores, trabajan con hermanas religiosas para lograr los objetivos de la política exterior.

Dos áreas específicas, en que trabajan juntas son: (1) la prevención de la violencia sexual y (2) combatir la esclavitud moderna.

Con respecto a la prevención de la violencia sexual en los conflictos, la embajada Británica ante la Santa Sede apoyó los talleres de la UISG en la República Democrática del Congo y Uganda en 2017 y 2018, que capacitaron a las hermanas religiosas para brindar asistencia pastoral a las víctimas de la violencia sexual en zonas de conflicto.

En cuanto a la esclavitud moderna, la embajadora lamentó que en un momento dado en 2016, según las estadísticas, se estima que 40.3 millones de personas están en esclavitud moderna, incluyendo 24.9 millones en trabajo forzoso y 15.4 millones en matrimonio forzado. Ella compartió que las mujeres y las niñas se ven afectadas de manera desproporcionada por el trabajo forzoso, representando el 99 por ciento de las víctimas en la industria del sexo comercial y el 58 por ciento en otros sectores.

En 2018-2019, el gobierno británico contribuyó 53,000 euros a Talitha Kum, la Red Internacional de Vida Consagrada contra el el tráfico de personas para crear reconocimiento de este fenómeno, incluyendo cursos de capacitación para líderes religiosas para acabar con la esclavitud moderna en Camerún y Burkino Faso, y para trabajar hacia la prevención, a través de varias iniciativas, especialmente para investigar las rutas de tráfico en la África subsahariana, incluso en Malawi y Sudáfrica. Talitha Kum está representada en 77 países, en 5 continentes.

Embajadora Axworthy también reconoció que el Objetivo de Desarrollo Sostenible 8.7 que se estaba adoptando también fue parcialmente gracias al apoyo del Papa Francisco.

Embajadora Axworthy, casada y madre de cuatro hijos, también subrayó la cantidad de trabajo que realizan las religiosas y las mujeres para crear conciencia. La embajadora reconoció el gran desafío que puede tener un alcance internacional en todo el mundo y ayudar a las víctimas en todo el mundo, “pero las hermanas lo hacen”, señaló al diplomática.

“Las hermanas tienen alcance global y redes globales”, expresó, aplaudiendo que “abordan las necesidades donde las ven” y “son responsables y flexibles”, y “no se desvían del curso”.

Maneras que otros nunca serán

Las hermanas tampoco tienen “recursos limitados”, señaló, reconociendo, que no se van cuando no tienen fondos o recursos suficientes. Elogiando esta perseverancia, Embajadora Axworthy subrayó: “Ellas continúan ayudando mientras ven necesidades, lo que a menudo es mucho tiempo”.

Además, agregó, las hermanas tienen la autoridad moral de cambiar perspectivas e actitudes. “Se confía en ellos más que a las agencias de ayuda”, dijo, y señaló que “pueden hacer lo que nosotros no podemos hacer”.

“Al asociarnos con hermanas religiosas”, dijo, “podemos hacer cambios, tener un impacto y abordar los desafíos globales con los que estamos trabajando”.

La ex subsecretaria del dicasterio del Vaticano para promover el desarrollo humano integral, Flaminia Giovannelli, admitió que se ha logrado mucho con el simple hecho que ella, como mujer, haya desempeñado un papel importante en el Vaticano y que se va aumentando el numero de mujeres en funciones en todo el Vaticano, pero reconoció : “Aún queda mucho por hacer”. Ella expresó su opinión que la relación entre hombres y mujeres en el trabajo misionero tiende a ser muy colaborativa y fructífera, alentando la igualdad y la asociación, y por lo tanto podría ser un buen modelo a seguir en otros entornos.

La Directora de Políticas y Promoción de Caritas Internationalis, Martina Liebsch, habló sobre la importancia de empoderar a las mujeres. Los incentivos para que los hombres involucren a las mujeres, observó, han arrojado resultados positivos, señalando que, por lo tanto, deben considerarse.

Liebsch compartió una anécdota de la frecuencia con la que pensamos que los “pescadores” son estrictamente hombres. Sin embargo, explicó cómo en Costa Rica había un gran grupo de “pescadoras”.

“Les pagaron menos y fueron marginados parcialmente”, ella lamentó. Notando que muchas eran católicas, la directora de Caritas señaló que hablaron con la Iglesia, y con su ayuda, “pudieron organizarse y crear cooperativas”. Esto ilustra, señaló, cómo la Iglesia pudo ayudar a las mujeres en ese entorno.

“Vulnerabilidad”, observó ella, “viene con resiliencia”, señalando que esto podría decirse de las mujeres. “Agradezco a todas las mujeres fuertes, por mostrar que el cambio es posible”.

Traducción de Richard Maher

About Deborah Castellano Lubov

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación