Dona ahora!
El Papa se encuentra con peregrinos de China © L'Osservatore Romano

El Papa se encuentra con peregrinos de China © L'Osservatore Romano

China: Indicaciones del Vaticano para el registro civil del clero “sin forzar la conciencia de nadie”

Comunicado de la Santa Sede

(ZENIT – 28 junio 2018).- Ante una situación china “muy compleja”, la Santa Sede publica este viernes 28 de junio de 2019, en la “Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús”, unas “Orientaciones pastorales para el registro civil del clero en China” en tres idiomas: italiano, inglés y chino.

El Vaticano exige que el registro civil del clero se lleve a cabo con la garantía de “respetar la conciencia y las convicciones católicas profundas de las personas implicadas”. Sólo así, señala el Vaticano, “se puede promover tanto la unidad de la Iglesia como la contribución de los católicos al bien de la sociedad china”.

En este sentido, se destaca que el diálogo con las autoridades está en curso para “encontrar una fórmula en la ley de registro que respete no sólo las leyes chinas, sino también la doctrina católica”.

Hasta entonces, invita a los pastores a expresar claramente su lealtad, y a los laicos a “no juzgar” la decisión de los pastores de cualquier tipo. Pide que los miembros de la Iglesia “no oficial” no sean objeto de intimidación. Llama a todos a “discernimiento”, “paciencia” y humildad”, en un espíritu de “fe y unidad”.

Desconcierto de los pastores

La Oficina de Prensa de la Santa Sede, ha emitido un comunicado esta mañana al respecto, ya que “desde hace algún tiempo, los obispos de la China continental solicitan a la Santa Sede una indicación concreta de la actitud que se debe adoptar ante la obligación de solicitar el registro civil”, se indica en la nota.

Por ello, “muchos pastores están profundamente perplejos” porque el método de tal registro –obligatorio según las nuevas normas sobre actividades religiosas, bajo pena de la imposibilidad de actuar pastoralmente– casi siempre implica la firma de un documento en el que hay que declarar que se acepta, entre otras cosas, el principio de independencia, de autonomía y de autogestión de la Iglesia en China, a pesar del compromiso asumido por las autoridades chinas de respetar también la doctrina católica.

Clandestinidad 

La complejidad de la situación china y el hecho de que en el país no parece existir una sola práctica para la aplicación de las normas sobre asuntos religiosos, “hacen que sea particularmente difícil pronunciarse al respecto. La Santa Sede, por una parte, no pretende forzar la conciencia de nadie”.

Por otra parte, considera que “la experiencia de la clandestinidad no se inscribe en la normalidad de la vida de la Iglesia”, y que la historia ha demostrado que los pastores y los fieles sólo recurren a ella en el doloroso deseo de mantener intacta su fe (cf. n. 8 de la Carta a los católicos chinos del 27 de mayo de 2007 de Benedicto XVI), aclara el Vaticano.

Libertad religiosa 

Por lo tanto, la Santa Sede “sigue exigiendo que el registro civil del clero se lleve a cabo con la garantía de respetar la conciencia y las convicciones católicas profundas de las personas implicadas”. Sólo así, –indican– de hecho, “se puede promover tanto la unidad de la Iglesia como la contribución de los católicos al bien de la sociedad china”.

En cuanto a la evaluación de la eventual declaración que debe firmarse en el momento del registro, en primer lugar, es necesario tener en cuenta que la Constitución de la República Popular China declara formalmente que protege la libertad religiosa (Art. 36).

Independencia “no en sentido absoluto”

En segundo lugar, el Acuerdo Provisional del 22 de septiembre de 2018, que reconoce el papel particular del Sucesor de Pedro, lleva lógicamente a la Santa Sede a comprender e interpretar la “independencia” de la Iglesia católica en China no en sentido absoluto, es decir, como una separación del Papa y de la Iglesia universal, sino en relación con la esfera política, según lo que sucede en todas partes del mundo en las relaciones entre el Papa y una Iglesia particular o entre Iglesias particulares.

Además, afirmar que en la identidad católica puede haber separación del Sucesor de Pedro, no significa querer hacer de una Iglesia particular un organismo ajeno a la sociedad y a la cultura del país en el que vive y opera.

En tercer lugar, el contexto actual de las relaciones entre China y la Santa Sede, caracterizado por un diálogo consolidado entre las dos Partes, es diferente de lo que vio el nacimiento de los cuerpos patrios en los años cincuenta del siglo pasado.

Obispos en comunión con el Papa

En cuarto lugar, añadamos el hecho de que, a lo largo de los años, muchos obispos ordenados sin mandato apostólico han pedido y obtenido la reconciliación con el Sucesor de Pedro, de modo que todos los obispos chinos están hoy en comunión con la Sede Apostólica, y desean una integración cada vez mayor con los obispos católicos de todo el mundo.

Ante estos hechos, es legítimo esperar una nueva actitud de todos, incluso cuando se trata de cuestiones prácticas relativas a la vida de la Iglesia. Por su parte, la Santa Sede sigue dialogando con las autoridades chinas sobre el registro civil de obispos y sacerdotes para encontrar una fórmula que, en el acto de registro, respete no sólo las leyes chinas, sino también la doctrina católica.

Indicaciones para el registro 

Mientras tanto, a la luz de lo anterior, si un obispo o un sacerdote decide inscribirse civilmente pero el texto de la declaración de registro no parece respetar la fe católica, especificará por escrito en el momento de la firma que lo hace sin dejar de mostrar la debida lealtad a los principios de la doctrina católica.

Si no es posible hacer esta precisión por escrito, el solicitante lo hará incluso oralmente y, si es posible, en presencia de un testigo. En cualquier caso, es aconsejable que el solicitante certifique a su ordinario la intención con la que ha hecho el registro. Esta, de hecho, debe entenderse siempre con el único fin de promover el bien de la comunidad diocesana y su crecimiento en el espíritu de unidad, así como una evangelización adaptada a las nuevas exigencias de la sociedad china y a la gestión responsable de los bienes de la Iglesia.

Respeto de elección

Al mismo tiempo, la Santa Sede comprende y respeta la elección de quienes, en conciencia, deciden que no pueden inscribirse en las presentes condiciones. Permanece cerca de ellos y pide al Señor que les ayude a conservar la comunión con sus hermanos y hermanas en la fe, incluso frente a las pruebas a las que se enfrentan cada uno de ellos.

El Obispo, por su parte, “debe alimentar y expresar públicamente su estima por los sacerdotes, demostrando confianza y alabándolos si lo merecen; respetar y hacer respetar sus derechos y defenderlos de críticas infundadas; en primer lugar, resolver rápidamente los conflictos, para evitar que las angustias prolongadas oscurezcan la caridad fraterna y perjudiquen el ministerio pastoral” (Apostolorum Successores, Directorio para el Ministerio Pastoral de los Obispos, 22 de febrero de 2004, n. 77).

Comunidad católica local

También es importante que los fieles laicos no sólo comprendan la complejidad descrita anteriormente
de la situación, pero también para acoger con gran corazón la dolorosa decisión tomada por sus pastores,
sea lo que sea. La comunidad católica local debe acompañarles con un espíritu de fe, con la oración y con el afecto, absteniéndose de juzgar las elecciones de los demás, preservando el vínculo de la unidad y utilizando y me gustaría ser misericordioso con todos ustedes.

En todo caso, con la esperanza de que, mediante un diálogo franco y constructivo entre las dos partes, como se ha acordado, un registro civil más respetuoso del clero de la doctrina católica y, por tanto, de la conciencia de las personas implicadas, la Santa Sede pide que no se ejerza una presión intimidatoria sobre las comunidades católicas “no oficiales”, como lamentablemente se está haciendo.

Por último, la Santa Sede confía en que todos puedan aceptar estas indicaciones pastorales como instrumento para ayudar a aquellos que se encuentran en la necesidad de tomar decisiones difíciles, a tomarlas en un espíritu de fe y de unidad. Todos –la Santa Sede, los obispos, los sacerdotes, los religiosos y religiosas y los fieles laicos– están llamados a discernir la voluntad de Dios con paciencia y humildad en esta parte del camino de la Iglesia en China, marcada por muchas esperanzas pero también por dificultades duraderas.

Vaticano, 28 de junio de 2019, Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.

La Santa Sede

About Rosa Die Alcolea

Profesional con 7 años de experiencia laboral en informar sobre la vida de la Iglesia y en comunicación institucional de la Iglesia en España, además de trabajar como crítica de cine y crítica musical como colaboradora en distintos medios de comunicación. Nació en Córdoba, el 22 de octubre de 1986. Doble licenciatura en Periodismo y Comunicación Audiovisual en Universidad CEU San Pablo, Madrid (2005-2011). Ha trabajado como periodista en el Arzobispado de Granada de 2010 a 2017, en diferentes ámbitos: redacción de noticias, atención a medios de comunicación, edición de fotografía y vídeo, producción y locución de 2 programas de radio semanales en COPE Granada, maquetación y edición de la revista digital ‘Fiesta’. Anteriormente, ha trabajado en COPE Córdoba y ABC Córdoba.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación