Dona ahora!
Acto de contrición en la liturgia penitencial © Vatican Media

Acto de contrición en la liturgia penitencial © Vatican Media

Tercer día del Encuentro: “Como el hijo pródigo, debemos volver limpios y comenzar de nuevo”

Cumbre de la Protección de Menores en la Iglesia

(ZENIT – 24 febrero 2019).- El tercer día de la Cumbre sobre la Protección de los Menores en la Iglesia, del 21 al 24 de febrero de 2019, se centró en la transparencia, con llamamientos de los obispos africanos que dijeron, como el Hijo Pródigo, que los obispos debemos venir limpios y comenzar de nuevo, Mujeres, laicas y religiosas, que decían no más hipocresía.

El arzobispo de Tamale, Philip Naameh, presidente de la Conferencia Episcopal de Ghana, pronunció la homilía en la Celebración Penitencial que tuvo lugar a las 17:30 horas, en la Sala Regia del Palacio Apostólico del Vaticano.

El obispo africano reflexionó sobre el Evangelio del Hijo Pródigo y observó que, como obispos, “se olvidan fácilmente de aplicar esta escritura a nosotros mismos, de vernos como somos, a saber, como hijos pródigos”.

“Al igual que el hijo pródigo en el Evangelio, también exigimos nuestra herencia, la obtuvimos y ahora estamos ocupados en derrocharla”, dijo, y señaló que la actual crisis de abuso es una expresión de esto.

“El Señor nos ha confiado el manejo de los bienes de salvación, confía en que cumpliremos su misión, proclamaremos la Buena Nueva y ayudaremos a establecer el reino de Dios. ¿Pero qué hacemos? ¿Hacemos justicia a lo que se nos confía?”, Preguntó, lamentándose: “No podremos responder a esta pregunta con un sincero sí, más allá de todas las dudas”.

“Demasiado a menudo hemos guardado silencio”

“Con demasiada frecuencia nos hemos mantenido en silencio, hemos mirado para otro lado, hemos evitado los conflictos, estábamos demasiado presumidos para enfrentarnos con los lados oscuros de nuestra Iglesia. De este modo, hemos desperdiciado la confianza depositada en nosotros, especialmente con respecto al abuso dentro del área de responsabilidad de la Iglesia, que es principalmente nuestra responsabilidad. “No le hemos otorgado a las personas la protección a la que tienen derecho, han destruido las esperanzas y las personas fueron violadas masivamente en cuerpo y alma”.

El Arzobispo recordó que el hijo pródigo en el Evangelio lo pierde todo, no solo su herencia, sino también su estatus social, su buena reputación, su reputación. “No deberíamos sorprendernos si sufrimos un destino similar, si la gente habla mal de nosotros, si hay desconfianza hacia nosotros, si algunos amenazan con retirar su apoyo material”.

El arzobispo Naameh dijo que no deberíamos quejarnos por esto, sino que preguntamos qué deberíamos hacer de manera diferente. “Nadie puede eximirse, nadie puede decir: pero yo personalmente no he hecho nada malo. Somos una hermandad, somos responsables no solo de nosotros mismos, sino también de todos los demás miembros de nuestra hermandad y de la hermandad en su conjunto “.

Aceptar las consecuencias

¿Qué debemos hacer de manera diferente y por dónde empezar? Miremos nuevamente al hijo pródigo en el Evangelio. “Para él, la situación comienza a mejorar cuando él decide ser muy humilde, realizar tareas muy simples y no exigir privilegios.

“Su situación cambia cuando se reconoce a sí mismo, y admite haber cometido un error, se lo confiesa a su padre, habla abiertamente de ello y está listo para aceptar las consecuencias”, y como resultado, observó, el Padre experimenta una gran alegría. al regreso de su hijo pródigo, y facilita la aceptación mutua de los hermanos.

“¿Podemos también hacer esto? ¿Estamos dispuestos a hacerlo? La reunión actual revelará esto, debe revelar esto, si queremos mostrar que somos hijos dignos del Señor, nuestro Padre Celestial “.

Reunión es un paso de muchos

Si bien “nos queda un largo camino por recorrer, implementar realmente todo esto de manera sostenible”, y hemos avanzado, incluso si “alcanzamos [a] velocidades diferentes”, el obispo señaló que esta reunión actual fue ” Sólo un paso de muchos “.

El prelado africano observó que solo porque hemos empezado a cambiar algo juntos, eso no significa que todas las dificultades hayan sido eliminadas.

“Al igual que con el hijo que regresa a casa en el Evangelio, todo aún no se ha cumplido, por lo menos, todavía debe ganarse a su hermano nuevamente. También deberíamos hacer lo mismo: conquistar a nuestros hermanos y hermanas en las congregaciones y comunidades, recuperar su confianza y restablecer su disposición a cooperar con nosotros, a contribuir al establecimiento del reino de Dios “.

Coraje para cambiar tu mente, no restes importancia

La primera fue dada por la hermana Veronica Openibo, quien condenó el abuso y el encubrimiento, y destacó que: “En algunas partes del mundo, como África y Asia, decir que nada es un error terrible”. También destacó que incluso si los países y ciertas áreas Estamos viviendo situaciones de guerra y conflicto, que esto, aunque terrible, no es una razón para “minimizar” el abuso sexual en esos lugares.

Refiriéndose a cuando el papa Francisco inicialmente defendió a un obispo chileno culpable de encubrir a Karadima, pero luego se corrigió a sí mismo y aceptó su renuncia, ella dijo: lo suficientemente humilde para cambiar de opinión, pedir disculpas y actuar, un ejemplo para todos nosotros “.

Redefinir la confidencialidad y el secreto

El Cardenal Reinhard Marx, en su discurso que siguió se refirió a la trazabilidad y la transparencia, observó que “los pensamientos de algunas víctimas de abuso se pueden resumir de la siguiente manera: ‘Si la Iglesia dice actuar en nombre de Jesús, sin embargo, soy muy mal tratado por el Iglesia o su administración, entonces también me gustaría no tener nada que ver con este Jesús “.

Al pedir concreción, subrayó: “es necesario redefinir la confidencialidad y el secreto y distinguirlos de la protección de datos. “Si no tenemos éxito, o bien desperdiciamos la oportunidad de mantener un nivel de autodeterminación con respecto a la información, o nos exponemos a la sospecha de encubrirnos”.

El cardenal alemán, uno de los asesores del Papa, también hizo las siguientes recomendaciones:

“Dada la urgencia del tema, las medidas más importantes deben iniciarse inmediatamente”, ha solicitado el arzobispo de Múnich y Frisinga, Presidente de la Conferencia episcopal alemana.

Estas medidas son: 1. Definición del objetivo y de los límites del secreto pontificio; 2. Normas de procedimiento transparentes y reglas para los procesos eclesiásticos; 3. Comunicación al público del número de los casos y de los detalles relativos en la medida de lo posible; 4. Publicación de los sumarios judiciales.

El discurso de esta tarde, antes de la Liturgia Penitencial, fue impartido por la periodista mexicana Valentina Alazraki, que ha estado cubriendo el Vaticano durante 40 años y cubrió no menos de 150 viajes papales. Ella dijo que les estaba hablando como a una madre.

Ella le dijo a los prelados: “Informa cosas cuando las conozcas. Por supuesto, no será agradable, pero es la única manera, si quiere que lo creamos cuando dice: “a partir de ahora ya no toleraremos los encubrimientos”.

Alazraki también les dio una fuerte advertencia: “Si no decides de manera radical estar del lado de los niños, las madres, las familias, la sociedad civil, tienes razón al temernos, porque los periodistas, que buscamos el El bien común, serán tus peores enemigos “.

Hoy, también hubo una conferencia de prensa en la tarde, durante la cual el presidente de la Conferencia de Obispos de Malta, el arzobispo Charles Scicluna, el investigador de confianza del abuso sexual clerical del Papa, pareció sugerir que el secreto pontificio en los casos de abuso se está reconsiderando: “Hay un movimiento, [para] no vincular estos procedimientos con un alto nivel de confidencialidad”.

About Deborah Castellano Lubov

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación