El padre Silva perdió 115 feligreses, incluidos 27 niños. Foto: Ayuda a la Iglesia Necesitada

Mama Antula, la santa argentina de los Ejercicios Espirituales

Dos objetivos habría perseguido con su labor, uno explícito y otro privado. El primero, que expresó repetidamente, era “alcanzar la mayor gloria de Dios y los bienes de las almas”, y el otro, revelado en su correspondencia con el padre Gaspar Juárez y con Ambrosio Funes, un conocido residente de la ciudad de Córdoba y ex alumno del padre Juárez, a quienes parece haber expresado sus preocupaciones más íntimas, era el restablecimiento del orden. Quería ver a los jesuitas “restaurados en honor y júbilo” y “con sus propias sotanas”