Juan Pablo II acogerá a chicos y chicas en su residencia

Print Friendly, PDF & Email

En alguna ocasión, les invitará a desayunar

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CASTEL GANDOLFO, 7 agosto (ZENIT.org).- Al encontrarse con miles de peregrinos ayer, a mediodía, en la residencia de verano de los Papas, Juan Pablo II quiso anunciar que también él acogerá a varios chicos y chicas que vendrán a Roma para participar en las Jornadas Mundiales de la Juventud (15 al 20 de agosto).

«Muchos jóvenes ya están de viaje para llegar a Roma –dijo el Papa con evidente satisfacción–; familias, parroquias, institutos y escuelas se han movilizado para acogerles y yo también, aquí, en Castel Gandolfo, tendré la alegría de hospedar a algunos».

¿Quiénes son los afortunados muchachos que pasarán unos días en las residencias pontificias? «No sabemos todavía a quien le tocará. Todavía no han sido individuados», ha declarado el padre Mauro Parmeggiani, del Comité italiano para la preparación de la Jornada Mundial de la Juventud.

El sacerdote, sin embargo, ofrece detalles sobre el deseo que les ha hecho llegar el Papa: serán quince huéspedes, provenientes de los cinco continentes: tres de Europa, tres de América, tres de África, tres de Asia y tres de Oceanía.

¿Serán sólo chicos o también habrá chicas? «Será una presencia mixta –aclara el padre Domenico Sigalini, de la Conferencia Episcopal Italiana, que está haciendo la lista–. Los estamos escogiendo entre los jóvenes que ya se han inscrito. Algún día podrían recibir la invitación del Papa a desayunar con él. Ahora bien, tendrán que respetar los compromisos y los horarios de todos los participantes en las Jornadas Mundiales de la Juventud».

Dado que el edificio en el que vive el Papa está totalmente ocupado por sus colaboradores, sus jóvenes huéspedes serán acogidos en las habitaciones de Villa Barberini, que forma parte de las Villas Pontificias. A diferencia de buena parte de los chicos y chicas que vendrán en esos días a la ciudad eterna, los escogidos no descansarán en su saco de dormir, por el suelo, sino que contarán con una cama –todo un lujo en esos días–, baños, ducha, etc.

Los organizadores consideran que las Jornadas Mundiales de la Juventud superarán en número de participantes a las de París (agosto de 1997), cuando en la misa final participaron más de un millón doscientas mil personas. En la explanada de Tor Vergata, en las afueras de Roma, se podría alcanzar el millón y medio de peregrinos. Quinientos mil jóvenes serán hospedados en edificios públicos (escuelas, gimnasios…), 150 mil en edificios de instituciones de la Iglesia (parroquias, casas de congregaciones religiosas, etc.), 45 en estructuras privadas (se han reservado incluso centros comerciales), 15 mil en tiendas de campaña, 11 mil en locales universitarios y unos 30 mil en la casa de familias que han ofrecido su disponibilidad a las parroquias.

El Papa atribuye una gran importancia a la Jornada de la Juventud: «Recemos –dijo ayer, tras anunciar su gesto de hospitalidad– para que esta importante cita en el corazón del Jubileo sea una gran oportunidad para los jóvenes de todo el mundo de renovar su propia adhesión generosa a Cristo».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }