El Papa: La medicina no puede quedar subyugada por la eficiencia técnica

Su principio fundamental: «el bienestar integral del hombre»

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 17 nov (ZENIT.org).- Juan Pablo II abogó esta mañana por una medicina «al servicio del bienestar integral de la persona» que no quede subyugada por la simple «eficiencia técnica y organizativa».

Escuchaban las palabras del Papa las 500 embajadores, ministros, médicos, agentes de pastoral sanitaria de 66 países del mundo que participan en la Conferencia Internacional «Salud y sociedad» organizada en el Vaticano por el Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud.

«Vosotros sois conscientes –dijo el Santo Padre– de que una ciencia médica desviada pondría en peligro no sólo la vida de cada individuo, sino también la misma convivencia social».

De hecho, el obispo de Roma consideró que «una medicina que estuviese orientada principalmente a enriquecerse de conocimientos en vistas de una propia eficiencia tecnológica, traicionaría su «ethos» originario, abriendo la puerta a evoluciones dañinas».

«Sólo si está al servicio del bienestar integral del hombre, la medicina contribuye a su progreso y a su felicidad, y no se convierte en instrumento de manipulación y de muerte», añadió el pontífice.

Por eso, invitó a los agentes sanitarios a «recuperar algunos criterios de discernimiento ético y antropológico, que permiten evaluar si sus decisiones en la medicina y en la salud son realmente a la medida del hombre que tienen al que servir».

«Tenéis que saber reconocer siempre –añadió– con igual cuidado las normas éticas, en cuyo centro está el ser humano, con su dignidad de persona: el respeto de su derecho a nacer, a vivir y a morir de manera digna constituye el imperativo de fondo en el que debe inspirarse la práctica de la medicina».

Al saludar al pontífice, en nombre de los participantes en el Congreso, el arzobispo mexicano Javier Lozano Barragán, presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de la Salud, explicó que la Conferencia de este año pretende profundizar en las nuevas tecnologías biomédicas, en las complicadas cuestiones planteadas por los profundos cambios sociales que tienen lugar en este momento, así como en las relaciones entre las instituciones sanitarias católicas y el resto de hospitales y clínicas privadas o públicas.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")