El líder sirio-católico de Irak pide en Roma levantar el embargo

Considera que sería una medida auténticamente jubilar

Share this Entry

ROMA, 21 nov (ZENIT.org).- El líder sirio-católico de Irak hizo resonar hoy en Roma un sentido llamamiento a favor del «fin total del embargo» impuesto a su país, al participar en la peregrinación jubilar de la Iglesia siria a la tumba de san Pedro.

Monseñor Athanase Matti Shaba Matoka, arzobispo siro-católico de Bagdad desde 1983, en declaraciones a la agencia de la Santa Sede Fides, ha afirmado hoy que, para que se viva realmente el espíritu del Jubileo es necesario que la comunidad internacional tome conciencia de que el embargo «constituye una flagrante injusticia».

Monseñor Athanase Matti, de 70 años, es el líder de la segunda comunidad cristiana iraquí, con 50 mil fieles. Los católicos caldeos son los más numerosos, con 500.000.

El arzobispo denuncia en declaraciones a Fides que los cristianos del país están emprendiendo un auténtico éxodo: «En Ammán (Jordania), muchas familias cristianas iraquíes se apiñan en las puertas de las embajadas dispuestas a todo con tal de obtener un visado para América, Canadá o Australia».

Ante esta situación, revela, la Iglesia está realizando con Cáritas y ayudas de bienhechores iraquíes en el extranjero un ingente labor para paliar las primeras necesidades de la gente: operaciones quirúrgicas, distribución de medicamentos y asistencia médica.

La Iglesia sirio-católica fue constituida en 1783 con el regreso a la comunión con Roma de parte de la Iglesia siro-ortodoxa. Sus fieles son cerca de 150.000, dos tercios de los cuales viven en Oriente Medio (Irak, Siria y Líbano, repartidos en 9 diócesis), mientras que los demás se encuentran en el extranjero, en buena parte en Estados Unidos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")