Triste Navidad ortodoxa en Jerusalén

Print Friendly, PDF & Email

La ciudad Belén sigue bloqueada

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

JERUSALÉN, 8 ene 2001 (ZENIT.org).- La Navidad de las Iglesias ortodoxas, que tuvo lugar entre el 6 y el 7 de enero, se ha resentido de las limitaciones impuestas por Israel en respuesta a la Intifada palestina.

De todos modos, los militares israelíes del puesto de control establecido entre Jerusalén y Belén dejaron pasar a los obispos griego, copto, sirio y etíope, que celebraron la liturgia en la Basílica de la Natividad.

En la misa de medianoche de los griegos participó el líder palestino Yasser Arafat.

La entrada solemne del arzobispo griego Cornelius — que por el momento hace las veces del recién fallecido patriarca Diodoro–, animaron la plaza contigua a la Basílica de la Natividad.

Los católicos, por su parte, celebraron normalmente la fiesta de la Epifanía. En la misa del 6 de enero, en la iglesia de Santa Catalina, presidió la eucaristía el custodio franciscano de Tierra Santa, el padre Giovanni Battistelli. Asistieron, además, el alcalde de Belén, autoridades palestinas, y los cónsules generales de las cuatro naciones católicas protectoras del status quo: España, Francia, Italia y Bélgica.

Sin embargo, todos los hoteles de Belén y casi todas las tiendas permanecen cerrados, a causa de la prolongada ausencia de peregrinos.

El bloqueo militar israelí impidió al patriarca latino Michel Sabbah presidir el 7 de enero la liturgia dominical en tres parroquias de Samaría –Rafidia en el pozo de Jacob, Zababdeh y Jenin–, que celebraban el final del gran Jubileo del año 2000.

La cantidad de puestos de bloque impuestos por el ejército provocaron grandes retrasos al patriarca, quien llegó con mucho retraso a sus diferentes citas con los fieles.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }