Líder ortodoxo invita al Papa a visitar Bulgaria

Print Friendly, PDF & Email

Carta abierta de intelectuales ortodoxos sobre el atentado de 1981

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

ROMA, 25 enero 2001 (ZENIT.org).- El metropolitano Galaktion, de la Iglesia ortodoxa búlgara, ha invitado a Juan Pablo II a visitar su país.

La invitación del líder ortodoxo llega al Vaticano después de que hicieran lo mismo el presidente de Bulgaria, Petar Stoianov y el presidente del Parlamento, Yordan Sokolov.

Recientemente el patriarca ortodoxo búlgaro Maxim se había mostrado contrario a la visita del papa por considerar que «no sería bien recibida por los búlgaros», pues «podría contradecir las reglas de la Iglesia ortodoxa y provocar confusión».

Bulgaria podría ser de este modo el cuarto país ortodoxo visitado por el Papa después de Rumania y Georgia. El mes de junio Juan Pablo II debería peregrinar a Ucrania, tierra ortodoxa rusa.

«Cuando el Papa quiera visitar Bulgaria le acogeremos con calurosa amistad y con respeto», afirmó el líder ortodoxo Galaktion el pasado 23 de enero al margen de un congreso organizado en la Universidad Pontificia Lateranense de Roma sobre la figura del obispo católico mártir, Eugenio Bossilkov, y de Juan XXIII, delegado apostólico in Bulgaria de 1925 a 1934.

Por otra parte, 75 intelectuales búlgaros de la Iglesia ortodoxa han escrito una carta abierta dirigida Juan Pablo II para invitarle a visitar el país, deplorando que se acuse a Bulgaria de colaborar en el atentado del «lobo gris» turco Mehmet Alí Agca contra el Papa, en 1981.

La carta, hecha pública el 19 de enero pasado, considera que el Santo Padre ha ofrecido una «contribución extraordinaria a la caída del muro de Berlín y al avance del diálogo entre las diferentes religiones y entre las personas de buena voluntad en el mundo».

«Una visita del Papa pondría de manifiesto la sabiduría del pueblo búlgaro, su decisión de unirse a Europa y su pertenencia a los valores compartidos por todos los hombres», concluyen los intelectuales.

Las acusaciones de colaboración de los servicios secretos búlgaros en el atentado contra el Papa del 13 de mayo de 1981 surgieron cuando Ali Agca, quien reveló que se había servido de la ayuda de tres búlgaros en Roma. Un tribunal italiano procesó a uno de ellos, Serghei Antonov, y a otros dos miembros de la embajada búlgara, aunque nunca estuvieron presentes en el juicio por no haber sido arrestados. Sin embargo, la causa no prosperó por falta de pruebas.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }