Representantes de víctimas del terrorismo de ETA son recibidas por el Papa

Print Friendly, PDF & Email

Agradecen su condena de la violencia y de nacionalismos excluyentes

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, 2 mayo 2001 (ZENIT.org).- Representantes de organizaciones de víctimas del grupo terrorista vasco, ETA, participaron este miércoles en la audiencia general concedida por Juan Pablo en la plaza de San Pedro para agradecerle sus pronunciamientos contra el terrorismo en el País Vasco y su apoyo humano y espiritual.

Al final de su encuentro con unos veinte mil peregrinos, el Papa saludó personalmente a tres miembros de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y del Colectivo Víctimas del Terrorismo (Covite), quienes le pidieron que siga condenando con firmeza la violencia y los nacionalismos excluyentes y violentos, promoviendo así la unidad de la Iglesia católica en todo el suelo español.

Tras la audiencia con el obispo de Roma, los representantes de las víctimas de actos terroristas almorzaron con dos cardenales españoles en la embajada de la Santa Sede.

El encuentro tiene lugar en vísperas de las elecciones en el País Vasco español, el próximo 13 de mayo, unas de las más reñidas e inciertas de los últimos años. Se trata de una coincidencia, como explicaron los representantes de las víctimas del terrorismo, ya que «la audiencia se solicitó hace un mes y medio y la elección de la fecha depende del Vaticano».

Los representantes de las asociaciones entregaron al Santo Padre un libro recopilatorio de unas jornadas organizadas en septiembre para recordar a las víctimas.

Familiares de las víctimas del terrorismo acusan a sectores de la Iglesia en el País Vasco de evitar en los documentos en que condena al terrorismo nombrar a ETA, la organización armada separatista vasca, y de mantener una actitud ambigua hacia dicho grupo.

El cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, en el discurso pronunciado el pasado 23 de abril al inaugurar la asamblea de la Conferencia Episcopal afirmó en nombre de los obispos: «No es lícito colaborar de ningún modo con ETA ni con su entorno. Quienes lo hicieran no merecerían el nombre de cristianos».

«En estas semanas de tribulación lo que más nos ha hecho sufrir no han sido las descalificaciones y las acusaciones injustas de las que hemos sido objeto los obispos españoles a causa de nuestra supuesta tibieza en la condena de ETA y de nuestra presunta ambigüedad en la calificación moral del terrorismo –continuó diciendo–. Nos han dolido más el engaño y la confusión producidos entre los católicos y el intento de separarlos de sus pastores legítimos, puestos por el Señor para presidirlos en la caridad, en comunión con el Santo Padre».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }