Europa: Se consolidan los medios de comunicación eclesiales

Los países de mayoría católica apuestan por las nuevas tecnologías

Share this Entry

ROMA, 18 mayo 2001 (ZENIT.org).- Los obispos de los países europeos de mayoría católica, como Italia y España, han apostado decididamente por reforzar su presencia en los medios de comunicación social. A ellos se une la jerarquía británica que ha renovado también sus estrategias de comunicación. Todos ellos se han tomado en serio las posibilidades que ofrece al anuncio de la buena noticia las nuevas tecnologías.

La Iglesia italiana, cuyos obispos están reunidos en el Vaticano celebrando su habitual Asamblea plenaria, ha tomado nota del informe sobre el argumento realizado por el arzobispo de Bari, presidente de la Comisión Episcopal para la Cultura y las Comunicaciones Sociales.

Monseñor Francesco Caccuci ha señalado «el reforzamiento de la presencia en el mundo de las publicaciones periódicas, con la consolidación del diario «Avvenire» y de la agencia SIR», ambos
dependientes de los obispos.

El prelado ha subrayado también el progreso de los proyectos de la Iglesia relacionados con la emisión televisiva (Sat 2000) y radiofónica (Blu Sat) vía satélite. Se ha detenido en el uso creciente de Internet, el incremento de las sinergias y el desarrollo que la pastoral de las comunicaciones está teniendo en las diócesis.

En España, hace unos días se ha presentado, en un congreso sobre comunicación, el nuevo canal televisivo de la Archidiócesis de Madrid, cuyas primeras transmisiones están previstas para septiembre.

El padre Juan Pedro Ortuño, responsable del nuevo ente TMT (Tercer Milenio Televisión), en una entrevista publicada hoy por la prensa italiana explica que serán tres las plataformas utilizadas: analógica (televisión convencional), con dos canales; por cable (a través de Madritel) y vía satélite.

El padre Ortuño ha explicado que el proyecto televisivo ha sido un deseo del arzobispo de Madrid, el cardenal Rouco. No se trata de hacer competencia, añade a los grandes canales, que tratan todo tipo de contenidos, sino de crear una emisora católica. El proyecto, aunque diocesano, pretende colaborar con otras televisiones autonómicas y diocesanas que emiten contenidos similares en España y en América Latina.

A la pregunta de por qué un proyecto así no parte de la Conferencia Episcopal, Ortuño explica al diario «Avvenire», que «hubo un proyecto similar de la Conferencia Episcopal pero uno de los obstáculos era la desigualdad económica entre las diócesis. Nosotros queremos imitar a la COPE [«Cadena de Ondas Populares de España», la radio de los obispos con gran implantación en todo el territorio] que también se inició en el ámbito local. De hecho, la COPE colabora en el proyecto TMT.El papel de la Conferencia en este sentido es fundamental para poner en comunión todos estos proyectos».

Mientras tanto, en Gran Bretaña, la Iglesia Católica reorganiza sus oficinas de prensa. En el país europeo que se enorgullece del número más alto de lectores de periódicos y en el que la BBC es al red de comunicación que mantiene unido el tejido social, los gabinetes de prensa de la Iglesia habían sido tres hasta ahora. Uno funcionaba como centro de relaciones con los periodistas, otro era un centro de documentación con artículos y programas sobre la Iglesia, en el que también se podían formar agentes de pastoral en medios de comunicación, y el último era la oficina de relaciones públicas del arzobispo de Westminster y primado de la Iglesia Católica.

El mes pasado, los obispos decidieron unificar los centros dando vida a un único «servicio de comunicaciones» que se encargará de las relaciones con la prensa, radio y televisión. Esta opción sigue las recomendaciones de dos expertos de la comunicación, James Moir, director de la segunda emisora radiofónica de la BBC y Angela Salt, ex directora de la Oficina de Prensa de la comisión para las celebraciones del milenio.

Previamente, el grupo de expertos, presidido por monseñor Crispian Hollis, obispo de Portsmouth, hizo un exhaustivo estudio sobre los medios de comunicación eclesiales. «Las comunicaciones se mueven con rapidez al inicio del siglo XXI y la Iglesia debe saber caminar al ritmo de esta evolución si quiere comunicar el Evangelio», dijo monseñor Hollis.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")