Iglesia en Perú ofrece su apoyo al nuevo gobierno de regeneración moral

Print Friendly, PDF & Email

Cardenal Cipriani: el punto de partida, la dignidad de la persona

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

LIMA, 29 julio 2001 (ZENIT.org).- El cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima, afirmó este sábado que con la ayuda de Dios y el gobierno de transición el pueblo peruano ha podido por fin salir de las tinieblas.

Las palabras del purpurado tenían lugar en el mismo día en que asumió su cargo el nuevo presidente de la nación, Alejandro Toledo, economista de 54 años, que debería guiar Perú hasta el año 2006, tras la difícil herencia recibida por el dimitido Alberto Fujimori.

Igualmente, el arzobispo de Lima invocó a la reconciliación nacional en la misa y acción de gracias celebrada en la catedral de la capital, con presencia del saliente mandatario interino Valentín Paniagua, sus ministros y autoridades civiles.

Durante el «Te Deum» con motivo de las fiestas patrias, en el que se celebró el 180 aniversario de la independencia del país, el purpurado propuso como punto de partida para el futuro de la nación la promoción de la dignidad que toda persona posee por ser creada a imagen y semejanza de Dios.

«La concertación pasa por la necesaria reconciliación personal y colectiva con la conversión de los valores morales que son el fundamento de una sólida reconstrucción de nuestra sociedad», afirmó.

«No es el momento de mesianismos ni de confrontaciones dialécticas, es el momento de desintoxicar al país de una excesiva politización de la sociedad», subrayó.

El prelado recordó que al gobierno saliente de Paniagua le tocó una mayor responsabilidad al enfrentarse a una difícil situación y «Dios bendice esta feliz tarea que han sabido llevar a término».

Al finalizar la homilía, el cardenal Cipriani expresó sus mejores augurios al nuevo gobierno de Toledo a quien «le deseamos lo mejor y le impartimos nuestra afectuosa bendición».

«Juro por Dios, por la patria y por los pobres de Perú», dijo el nuevo presidente en medio de los aplausos de los asistentes, entre ellos 12 presidentes de Iberoamérica, dignatarios de numerosos países y representantes de organismos internacionales, en la ceremonia de recepción del mandato.

En vísperas de la Fiesta Patrias, los obispos del Perú habían publicado la carta pastoral «Caminemos con el Señor de la Historia, la Verdad y la Esperanza» con el objetivo de reforzar el diálogo y resaltar los aspectos más urgentes de la sociedad que se deben atender con urgencia.

A través de su presidente, monseñor Luis A. Bambarén, obispo de Chimbote, los prelados declaran su voluntad colaboración con el nuevo jefe de Estado, comprometido en una obra radical de generación moral.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }