El Papa al patriarca de Constantinopla: Superar los obstáculos a la unidad

Print Friendly, PDF & Email

Agradece a Bartolomé I su mediación con el mundo ortodoxo

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, 30 noviembre 2001 (ZENIT.org).- Superar los obstáculos que detienen el camino de la unidad entre los cristianos es el auspicio que Juan Pablo II ha expresado en un mensaje dirigido al patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé I.

El texto fue enviado con motivo de la fiesta de san Andrés, patrono de ese Patriarcado ecuménico, «primus inter pares» entre las Iglesias ortodoxas, que se celebró este viernes.

Como es costumbre, una delegación de la Santa Sede, presidida por el cardenal alemán Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de laso Cristianos, ha viajado a Fanar, sede del patriarcado en Estambul, para participar en las celebraciones.

El patriarca intercambiará este gesto enviando una delegación al Vaticano el próximo 29 de junio, con motivo de la fiesta de los santos Pedro y Pablo, patronos de la Iglesia de Roma.

Una solemne liturgia en la iglesia catedral de San Jorge en Fanar, presidida por Bartolomé I, clausuró los festejos, antes del intercambio de mensajes entre el patriarca y el cardenal Kasper.

El purpurado durante su visita se encontrará también con la Comisión sinodal encargada de las relaciones con la Iglesia católica, así como con los exponentes de la jerarquía católica local y con representantes de las demás Iglesias y comunidades cristianas presentes en Estambul.

En su mensaje al patriarca, Juan Pablo II no oculta «las dificultades experimentadas en estos últimos años por la Comisión mixta internacional de diálogo teológico», compuesta por ortodoxos y católicos.

Al mismo tiempo, el pontífice invita a superar los escollos: «El diálogo tiene que volver a encontrar su espíritu positivo inicial y estar animado por la voluntad de resolver los problemas auténticos. Tiene que demostrar también ese entusiasmo que sólo la fe y la esperanza teologales pueden alimentar».

El Papa dirige después palabras de gratitud al patriarca Bartolomé I por la «disponibilidad» manifestada «con constancia respondiendo favorablemente a las peticiones de colaboración que le ha presentado la Iglesia católica y alentando las iniciativas de las Iglesias ortodoxas que implican la participación de la Iglesia de Roma».

Por último, el Santo Padre se refiere a la crítica situación internacional: «En estos últimos tiempos el terrorismo y las guerras, con toda la carga de muerte y destrucción que llevan consigo, han generado una ansiedad que paraliza a las poblaciones y trastoca el normal desarrollo de la vida civil».

En este contexto, añade Juan Pablo II, he considerado oportuno convocar a todos los creyentes a participar en una Jornada de oración por la paz el 24 de enero próximo «para implorar de Dios su protección sobre todos los pueblos y para reanimar la conciencia de los hombres».

«El Señor escuchará la invocación que, con un solo corazón, elevaremos por el bien de la humanidad», concluye el obispo de Roma.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }