Italia: Aprobada la tutela de los derechos del concebido

En la ley sobre fecundación asistida que se debate en el Parlamento

Share this Entry

ROMA, 12 junio 2002 (ZENIT.org).- La tutela de los derechos del concebido formará parte del artículo 1 de la nueva ley sobre fecundación asistida que debate el Parlamento italiano.

El artículo 1, aprobado por la Cámara, dice: «la procreación asistida médicamente asegura los derechos de todos los sujetos implicados, incluido el concebido».

La enmienda fue aprobada el martes –con escrutinio secreto– por 247 votos a favor, 177 en contra y dos abstenciones. Se ha producido, como en otras ocasiones en esta delicada materia, un voto transversal más allá de las posiciones de los partidos, que han dejado a sus parlamentarios libertad de conciencia.

El debate tuvo lugar en medio de un clima muy acalorado, pues algunos sectores comunistas, liberales, socialistas y feministas interpretaron la defensa del embrión como un presunto «ataque a la ley del aborto», que en este país pasó por un referéndum.

Al final, se llegó a una propuesta intermedia finalmente aprobada que propone la tutela de los derechos de todos los implicados en la procreación, no sólo del concebido, como enunciaba el artículo 1 en una primera propuesta.

Este miércoles tuvieron lugar otras tres votaciones sobre otros aspectos de la ley. En la tarde, el Parlamento rechazó la propuesta a favor de la fecundación artificial heteróloga (es decir, con la donación de semen de un hombre ajeno a la pareja), que había sido propuesta por un exponente del Partido Democrático de la Izquierda (PDS).

En ese mismo día se aprobó, además, el artículo 2 que autoriza el gasto de dos millones de euros (1.900.000 dólares) en investigaciones sobre técnicas de crioconservación de gametos y sobre las causas patológicas de la esterilidad.

Se aprobó también el artículo 3 que confía a los consultores familiares la tarea de informar a las parejas estériles acerca de las técnicas de fecundación asistida.

Todavía quedan por votar artículos importantes de la ley, en particular, el artículo 13 prohíbe la congelación, experimentación, y clonación de embriones.

Si se aprueba esta ley que prohibe la congelación, será necesario añadir una disposición transitoria, dado que en el país existen 30 mil embriones congelados.

La ley es fruto, en parte, del dinamismo del Movimiento por la Vida italiano. Su secretaria, Olimpia Tarzia, explicó este miércoles a Radio Vaticano que la prioridad que se han propuesto es la defensa de la vida humana.

Ante la imposibilidad de encontrar consenso entre los parlamentarios para prohibir la fecundación artificial, que ocasiona la pérdida de numerosas vidas humanas (porque implica la eliminación de embriones), el Movimiento ha buscado consenso para que se prohiba por lo menos la fecundación heteróloga.

«En esta situación nos preguntamos: ¿cuál es el bien mayor?», confiesa Tarzia. «¿Cómo podemos lograr una ley que garantice al máximo los valores?».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")