El Papa dice adiós a Canadá agradeciendo la organización de las JMJ

Print Friendly, PDF & Email

Parte rumbo a la Ciudad de Guatemala

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

TORONTO, 29 julio 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II, conmovido por el cariño de las 800 mil personas que participaron en la clausura de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ), dio en la mañana de este lunes gracias a Canadá en el aeropuerto internacional Lester B. Pearson de Toronto.

La ceremonia de despedida fue sumamente sencilla, sin ningún tipo de discurso oficial.

En sus diálogos con los presentes (autoridades canadienses, representantes de la Iglesia, y algunos jóvenes participantes en las JMJ) la palabra que más veces pronunció fue «gracias», en francés e inglés.

Acompañado por el padre Thomas Rosica, director del Comité organizador canadiense de las JMJ, el Papa quiso saludar particularmente a algunos de los chicos y chicas presentes, en particular a los actores que participaron en el Viacrucis del viernes, así como a jóvenes discapacitados.

El día anterior, en la casa mare de las Hermanas de San José, al encontrarse con los organizadores y con jóvenes indígenas, claramente entusiasmado, había dicho: «En nombre de todos los jóvenes que han venido a Toronto y que se han beneficiado de los resultados de vuestro trabajo, el Papa dice gracias!».

El Santo Padre está «totalmente encantado» con las JMJ, aseguraba después en declaraciones a la cadena CBC el padre Rosica.

Tras haber recorrido la alfombra roja típica de estas ceremonias, el obispo de Roma subió personalmente los 19 peldaños de la escalera del Airbus 320 del Grupo TACA que le llevaría a la Ciudad de Guatemala, tras algo más de cinco horas de vuelo.

En Guatemala, donde pasará 24 horas, el Santo Padre canonizará este martes al Hermano Pedro de San José Betancur, apóstol de los enfermos y pobres guatemaltecos en el siglo XVII.

El viaje internacional número 97 de estos casi 24 años de pontificado concluirá en México el 1 de agosto, tras haber canonizado a Juan Diego, testigo de las apariciones de la Virgen de Guadalupe, y beatificado a dos mártires indígenas.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }