La canonización del beato Escrivá reunirá 230 mil peregrinos de 84 países

Roma ultima los preparativos de la ceremonia del próximo domingo

Share this Entry

ROMA, 3 octubre 2002 (ZENIT.org).- A pocas horas de la canonización del beato Josemaría Escrivá de Balaguer, se ultiman en Roma los preparativos para acoger a los 230.000 peregrinos que desde 84 naciones acudirán a la ceremonia.

De los participantes que se darán cita el 6 de octubre en la plaza de San Pedro, según el Comité organizador el 40% serán jóvenes, quienes se alojarán en campings, polideportivos, parroquias y otros locales similares de Roma y de la periferia urbana.

Este martes ya han llegado los primeros grupos no italianos, como es el caso de 500 japoneses que permanecerán en Roma hasta el 8 de octubre.

De Rusia llega una expedición de 30 personas –católicos, ortodoxos y protestantes– que viajan en automóvil desde San Petersburgo, Moscú y Rostov.

Más de 10.000 personas procedentes de diversas localidades mediterráneas (Marsella, Barcelona, Palermo, Valencia, Córcega, Málaga) llegan a la Ciudad Eterna en ocho barcos, que atracarán en el puerto de Civitavecchia. Por primera vez, el puerto de Roma estará exclusivamente dedicado a la llegada de pasajeros. Vivirán en las naves y acudirán a San Pedro en tren.

Con motivo de este evento, las autoridades portuarias y el Ayuntamiento de Civitavecchia han preparado un programa de festejos para la noche del 6 de octubre que incluye, entre otras celebraciones, la dedicación de un muelle del puerto al nuevo santo.

Entre los participantes africanos destacan 180 personas de la República Democrática del Congo. Después de la canonización, el grupo congoleño rezará por la paz en su país en una misa de acción de gracias con asistentes de otros países en la basílica de Santa María del Trastévere (9 de octubre, a las 10 horas).

Unas 5.000 personas viajarán desde Estados Unidos. Entre los norteamericanos, la banda de rock «Kitchen Queen» de Michigan organizó este verano un concierto benéfico para contribuir a los gastos del viaje a Roma de personas de varios países de América Central.

Entre los suecos se cuentan 31 componentes del coro de la catedral de Estocolmo. Esta agrupación participará, junto a otros 35 coros, en la ceremonia de canonización y en las misas de acción de gracias de los días sucesivos.

Desde Madrid, diócesis en la que el beato Escrivá fundó el Opus Dei el 2 de octubre de 1928, varios miles de personas llegarán en autobuses y en otros medios de transporte. Algunos de ellos forman parte de la peregrinación diocesana que preside el cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de la capital.

En España, en general, era ya casi imposible encontrar un billete de avión para Roma, pues todos están reservados.

950 familias romanas ofrecerán alojamiento a fieles con escasas posibilidades económicas que acudirán a la canonización.

Se encargarán de acoger y orientar a los peregrinos 1.850 jóvenes voluntarios –entre quienes también hay no católicos–, 500 de ellos romanos. Además se dispondrá de 40 equipos de primeros auxilios, 5 puestos médicos de reanimación, nueve pantallas gigantes instaladas desde Via della Conciliazione hasta Castel Sant’Angelo y miles de agentes velarán por la seguridad durante la ceremonia.

El alcalde de Roma, Walter Veltroni, ha confirmado además que para celebrar la canonización de Josemaría Escrivá de Balaguer se acuñará una moneda.

Correos de Italia ha puesto en distribución un sello (timbre) dedicado al beato Escrivá.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")