Líderes cristianos de Tierra Santa contra la ley de EEUU sobre Jerusalén

No respeta los acuerdos de paz ni las resoluciones de la ONU, recuerdan

Share this Entry

JERUSALÉN, 8 octubre 2002 (ZENIT.org).- Los representantes de las Iglesias y comunidades cristianas de Jerusalén enviaron este lunes un «mensaje urgente» al presidente George Bush en el que protestan contra la ley presupuestaria del año 2003 que reconoce unilateralmente a Jerusalén como capital del Estado de Israel.

Los líderes de las diferentes Iglesias y comunidades cristianas de Tierra Santa (católicos, ortodoxos, luteranos, anglicanos, y otras confesiones) consideran en su mensaje conjunto que esta medida no respeta los laboriosos acuerdos de paz entre israelíes y palestinos ni las resoluciones de las Naciones Unidas.

«Estamos profundamente preocupados al ver que usted ha firmado en días pasados la nueva ley, especialmente por lo que respecta a la sección 214 del Acta sobre las Relaciones Exteriores relacionada con Jerusalén», confiesan los patriarcas, obispos y líderes religiosos.

«En un momento en el que se están haciendo tantos esfuerzos para acabar con el baño de sangre y la violencia en esta tierra y en el que se trabaja por la paz, nos parece una provocación el que su Congreso parezca condicionar la negociación cuidadosa y la ley que ya han sido consideradas como necesarias en particular por los Acuerdos de Oslo y por las Resoluciones de la ONU 242 y 338», añaden.

«Jerusalén Este es un territorio bajo ocupación y debería ser constantemente protegido por la ley internacional», recuerdan los líderes religiosos.

«Áreas de la ciudad son sagradas para judíos, musulmanes y cristianos –sigue recordando el mensaje, enviado por el reverendo Michael H. Sellors, coordinador de los jefes de las Iglesias–. Por este motivo, estas áreas necesitan estar abiertas libremente y debe salvaguardarse su acceso a los creyentes en estas religiones».

«Agradecemos profundamente la infinita paciencia, atención y buena voluntad que son necesarias para resolver la cuestión del estatuto final de la Ciudad Santa de Jerusalén y le hacemos un llamamiento a no poner en peligro los futuros esfuerzos de paz, pues de lo contrario aumentará el sufrimiento en esta área que tanto sufre», concluyen los líderes cristianos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación