Venezuela: «Clamor estremecedor» de la Iglesia para evitar la violencia

«Entendámonos para sobrevivir», exigen

Share this Entry

CARACAS, 20 octubre 2002 (ZENIT.org).- En las iglesias de Venezuela se leyó este domingo un mensaje de la Conferencia Episcopal del país titulado «Entendámonos para sobrevivir» en el que resuena un «clamor estremecedor» para superar el clima de crispación.

«En los actuales momentos comprobamos que la situación se ha agravado dramáticamente. Tenemos un país más fracturado, herido por confrontaciones y con un manifiesto deterioro institucional; una población angustiada y golpeada por la pobreza y el desempleo, una convivencia amenazada por el enfrentamiento armado», constatan los obispos.

El mensaje se convierte así «en un clamor estremecedor por la supervivencia, con la exigencia de una solución pacífica».

«¿Qué debemos hacer en este momento para superar positivamente la crisis nacional?», pregunta los obispos.

«Ante todo responden, es preciso dar un rotundo NO a la violencia, al odio, a las exasperaciones ideológicas, a la mentira a la intolerancia, a la mutua exclusión, al empobrecimiento material y moral, a la muerte; la violencia ni convencer ni vence».

«Y, de la misma manera –añaden–, proclamar un SÍ decidido: A la vida, al reconocimiento del otro, al encuentro a la vigencia plena del estado de derecho y a la autonomía de las instituciones; a la verdad y la libertad, a la justicia y la solidaridad, a la reconciliación y la fraternidad».

En medio del debate entre quienes defienden la permanencia del presidente Hugo Chávez y quienes piden una consulta electoral inmediata, los obispos reafirman «el imperativo de evitar toda violencia, con sus fatales consecuencias; y de dar pasos positivos hacia entendimientos y acuerdos que permitan la convivencia y superen la ingobernabilidad».

«Al mismo tiempo, hay que recordar que es un derecho opinar, asociarse y manifestar libremente –recuerdan–. Corresponde al Gobierno y a los cuerpos encargados del resguardo de la seguridad pública y del mantenimiento del orden, al igual que a la Fuerza Armada, la ineludible y urgente tarea de garantizar dichos derechos en el marco de la paz».

«Esto supone –aseguran–, entre otras cosas, magnanimidad, responsabilidad y creatividad, postergando intereses o posiciones, aún legítimos, en aras del bien de todos, especialmente de los más pobres».

Al presentar este viernes el documento, el presidente de la Conferencia Episcopa, monseñor Baltazar Porras, arzobispo de Mérida, destacó que «Toda democracia está en peligro cuando el pueblo no se puede expresar sin miedo y sin que aparezcan estos brotes de violencia».

Monseñor Porras denunció amenazas y agresiones contra la Iglesia y sus instituciones.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")