Liberia pone sus esperanzas de paz en las negociaciones de Akosombo

Arzobispo de Monrovia: se necesita ayuda internacional para reconstruir el país

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

MONROVIA, 13 junio 2003 (ZENIT.org).- «Ahora las conversaciones de paz de Akosombo podrán comenzar verdaderamente»: con estas palabras monseñor Michael Francis, arzobispo de Monrovia, acogió la noticia del «alto el fuego» declarado el miércoles por el presidente de Liberia, Charles Taylor.

La Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (ECOWAS) ha organizado en Akosombo, a unos noventa kilómetros de la capital –Accra– de Ghana, una ronda de negociaciones a la que han sido invitados todos los protagonistas de la crisis. Acudirán, representantes del gobierno, de los dos grupos rebeldes (LURD y MODEL), y también se sumarán partidos políticos, miembros de la sociedad civil y representantes religiosos.

«La población vuelve a poner muchas esperanzas en las conversaciones de Akosombo –declaró el prelado a Misna–. Esperamos que las negociaciones logren hallar una solución a la crisis».

La tregua declarada el miércoles por Taylor sigue a las 72 horas de «alto el fuego» decretado por los rebeldes del LURD («Liberianos Unidos para la Reconciliación y la Democracia») por motivos humanitarios después de mantener conversaciones con la Comunidad de San Egidio en Roma.

«Ahora más que nunca se necesita la ayuda de la comunidad internacional y de una fuerza de paz que garantice el respeto de la tregua», pidió monseñor Michael Francis.

Es la forma de «dar tiempo a todos los participantes en las conversaciones de Akosombo para trabajar en la formación de un gobierno de unidad nacional que lleve al país hacia elecciones libres y que devuelva la libertad y la democracia a Liberia», concluyó.

En los últimos meses, los rebeldes del LURD y los de una nueva formación armada, el MODEL («Movimiento para la Democracia en Liberia»), han lanzado una gran ofensiva contra el gobierno del presidente Taylor.

La maniobra les ha llevado en pocos días hasta el mismo centro de la capital y tienen bajo su control al menos el 60% del país.

El incesante conflicto que enfrenta en Liberia a los rebeldes del LURD y al gobierno central ya ha provocado el éxodo de decenas de miles de refugiados hacia los países limítrofes, además del desplazamiento de cientos de miles de personas dentro del país.

Según cálculos de «Cruz Roja», aproximadamente cien mil personas han llegado a la ciudad huyendo del avance de los rebeldes, recoge «L’Osservatore Romano». En Monrovia hace dos días que se ha suspendido la distribución de agua potable y los hospitales carecen de electricidad u otra forma de energía.

El lunes se procedió a la evacuación en helicópteros miliares franceses de cientos de ciudadanos extranjeros, en particular personal de las agencias de la ONU y de las representaciones de la Unión Europea y de los Estados Unidos, además de gran parte del de las ONG.

Aunque por el momento reina la tregua declarada tanto por los rebeldes del LURD como por el jefe de Estado liberiano, en una rueda de prensa ofrecida el jueves en Monrovia, el presidente Taylor dijo que no habrá paz en Liberia hasta que no se retiren las acusaciones por crímenes de guerra que pesan sobre él por parte del Tribunal especial de Sierra Leona para estos crímenes.

Hace años que a Taylor se le considera uno de los principales apoyos de los ex rebeldes del RUF («Frente Revolucionario Unido»), los protagonistas de la sangrienta guerra civil sierraleonense (1991-2001) con quienes, según la ONU y el Tribunal de Freetown, tuvo una relación de intercambio de armas por diamantes –que el RUF extraía de Sierra Leona–.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación