El cardenal de Guadalajara atacado por denunciar la «corrupción generalizada»

MÉXICO, miércoles, 3 marzo 2004 (ZENIT.org).- Fuertes reacciones en el ámbito de la política y de la prensa mexicanas han motivado las declaraciones del cardenal Juan Sandoval Ïñiguez, arzobispo de Guadalajara, sobre los bonos recibidos por autoridades políticas del país, de regímenes anteriores.

Share this Entry

Al terminar, el pasado fin de semana, la misa de clausura del Congreso Diocesano de la Renovación Carismática Católica, celebrado en el auditorio Benito Juárez de Guadalajara, revestido como cardenal, el purpurado mexicano dijo que el perdón a este tipo de actos de corrupción «son necesarias dos cosas: arrepentimiento y restitución» de los bienes mal habidos.

Esto fue tomado como una intromisión en política por algunos sectores oficiales y de la prensa. Ante esto, en un programa televisivo el pasado lunes 1 de marzo, el cardenal dijo: «Ante la corrupción generalizada que vive el país, estas cosas no sorprenden aunque sí lastiman y ofenden, porque si bien las personas han cambiado, no así los vicios e irregularidades».

Está muy presente el caso del presidente del Partido Verde Ecologista Mexicano, Jorge Emilio González Martínez, de quien se divulgó un vídeo en el cual aparecía aceptando un soborno para conseguir licencias en terrenos protegidos de Cancún. Esto ha propiciado un clima de decepción entre los electores mexicanos, que se aprestan a enfrentar 10 procesos estatales este año.

Ante este hecho y ante el asunto de los bonos ilegales que, presuntamente, se repartieron en administraciones anteriores, el cardenal Sandoval subrayó: «Los ilícitos no están bien en nuestros gobernantes; en verdad los quisiéramos honestos y con autoridad moral suficiente para conducir al pueblo de México».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación