Juan Pablo II: «El agua es un derecho de todos»

Carta del Papa con motivo de la Campaña de Fraternidad 2004 en Brasil

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 3 marzo 2004 (ZENIT.org).- El agua es un «don de Dios» y un «derecho de todos», asegura Juan Pablo II en un mensaje que ha enviado a los obispos de Brasil con motivo de la Campaña de Fraternidad 2004.

Esta iniciativa de carácter nacional, que comenzó con la Cuaresma, está centrada en este año en el tema «Fraternidad y agua» y tiene como lema «Agua, fuente de vida».

En el mensaje del Papa, dirigido al cardenal Geraldo Majella Agnelo, presidente de la Conferencia Nacional de Obispos Brasileños y arzobispo de San Salvador, el Papa aclara que «en cuanto don de Dios, el agua es un instrumento vital, indispensable para la supervivencia y, además, un derecho de todos».

«Es necesario prestar atención a los problemas que se derivan de su evidente escasez en muchas partes del mundo, no sólo en Brasil», afirma.

«El agua no es un recurso ilimitado –reconoce–. Su uso racional y solidario exige la colaboración de todos los hombres de buena voluntad con las propias autoridades gubernamentales para proteger eficazmente el ambiente, considerado como don de Dios».

«Se trata de una cuestión que, por tanto, debe solucionarse estableciendo criterios morales basados necesariamente en el valor de la vida y en el respeto de los derechos y de las dignidad de todos los seres humanos», propone el obispo de Roma en el mensaje a la Campaña de Fraternidad que cumple cuarenta años.

La Cuaresma, recuerda, es «un período en el que todo cristiano del país es invitado a reflexionar de manera particular sobre las diversas situaciones sociales de la población brasileña que requieren mayor fraternidad».

Monseñor Odilo Pedro Scherer, obispo auxiliar de Sao Paulo, explica que en Brasil los recursos de agua corren el riesgo de ser contaminados «incluso en zonas donde se diría que esto es imposible, como en la Amazonia, donde en muchas ocasiones productos químicos han contaminado inmensos ríos».

«Por otra parte –explicó a los micrófonos de «Radio Vaticano»–, nos preocupa la privatización del agua, pues en muchas partes de Brasil y del mundo el agua obedece a las leyes del mercado».

«Creemos que el agua no es sólo un bien de consumo, sino un bien al que tienen derecho todos los seres humanos, aunque no tengan dinero», aclara al explicar el motivo por el que se ha escogido este tema para la Campaña de Fraternidad de este año.

Más información sobre la Campaña de Fraternidad 2004 en la página web: http://www.cnbb.org.br/cf

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")