Vietnamitas invitados a vivir en plenitud la Cuaresma como un modo de evangelizar

Print Friendly, PDF & Email

Llamamiento de prelados del país asiático

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

HO CHI MINH CITY, viernes, 12 marzo 2004 (ZENIT.orgFides).- La Cuaresma también se puede vivir como un momento propicio para la evangelización: es la exhortación que los obispos de Vietnam han dirigido a los fieles en este tiempo litúrgico, especialmente porque el 2004 la Conferencia Episcopal vietnamita lo ha declarado «Año de la Evangelización».

El cardenal Jean Baptiste Pham Minh Man, arzobispo de Ho Chi Min, en una carta pastoral exhorta a los fieles a la oración, al ayuno y a realizar gestos de solidaridad que ayuden a encontrar la paz con ellos mismos, la comunión con Dios y las buenas relaciones con el prójimo.

Vivir en plenitud el tiempo de Cuaresma es también un modo de anunciar la Buena Nueva, manifiesta el purpurado, y es que «los católicos no pueden proclamar el mensaje del Evangelio de modo eficaz si no rezan y actúan en su vida como lo hizo Jesús».

La misiva invita a los fieles a cuidar el propio camino espiritual acercándose al sacramento de la Confesión, dedicando tiempo a la oración y meditando con constancia la Palabra de Dios.

«Ayunar –advierte el texto– no significa sólo abstenerse de comer, beber o gastar dinero. El ayuno nos ayuda a superar el instinto que nos hacer vivir de modo egoísta y malicioso y nos hace capaces de seguir los pasos de Jesús en una misión de amor y servicio».

El purpurado apela también a la generosidad de los fieles para la restauración del seminario menor diocesano, que el gobierno vietnamita ha restituido hace poco a la Iglesia católica. El edificio servirá como centro de formación pastoral para laicos, sacerdotes y religiosos, pero será también un lugar para eventos culturales y centro de documentación de la Iglesia católica.

La evangelización es protagonista igualmente del mensaje de monseñor Paul Bui Van Doc, obispo de My Tho, a los fieles de su diócesis: «Debemos esforzarnos en usar nuestras palabras y nuestras vidas para proclamar la Buena Nueva del amor y de la resurrección del Señor», escribe recordando que con frecuencia las palabras pueden ser instrumento para juzgar y calumniar al prójimo.

El prelado, señalando el abuso del alcohol y del tabaco en la sociedad vietnamita, insiste en el tema de la «templanza», una virtud cristiana que lleva al hombre al equilibrio y a la armonía interior psicológica y espiritual.

No olvida el obispo de My Tho pedir a los fieles generosidad hacia los pobres, recordando también a todos aquellos que han caído de forma imprevista en la miseria por la gripe del pollo.

De hecho, según datos oficiales el 15% de la producción nacional de pollos ha sido suspendida con pérdidas de unos 700 millones de dólares e importantes consecuencias económicas para numerosas familias.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }