Bartolomé I invita al Papa a la sede de Constantinopla; Juan Pablo II acepta

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 1 julio 2004 (ZENIT.org).- Al concluir su visita a Roma, el Patriarca de Constantinopla, Bartolomé I, ha invitado a Juan Pablo II a visitar la sede del patriarcado ecuménico.

Share this Entry

La invitación tuvo lugar este jueves en el transcurso de un almuerzo de despedida después de una estancia de cuatro días que ofreció el obispo de Roma a su huésped, «primus inter pares» entre las Iglesias ortodoxas.

El pontífice ha aceptado con gusto la propuesta de visitar la sede del patriarcado, que se encuentra en Fanar (Estambul, Turquía), según ha revelado «Radio Vaticano».

Poco antes, los dos representantes religiosos habían firmado una declaración conjunta en la que reafirman su compromiso de trabajar por la unidad plena de los cristianos para anunciar el «Evangelio de una mera más creíble y convincente» y relanzan el trabajo de la Comisión mixta internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa en su conjunto.

En la mañana del jueves, la comunidad greco-ortodoxa de Roma participó en la inauguración del uso litúrgico de la Iglesia de San Teodoro en el Palatino, presidida por Bartolomé I.

El templo, totalmente restaurado, fue entregado como regalo por Juan Pablo II durante el jubileo del año 2000.

El patriarca ecuménico, acompañado por el metropolitano de Italia, Gennadios, en su intervención durante la sagrada liturgia, reconoció en que el camino hacia la unidad plena entre católicos y ortodoxos «tenemos todavía mucho camino por delante», según revela «Radio Vaticano».

«Sigamos adelante a pesar de tantas dificultades a través del diálogo del amor y de la vedad», añadió.

En la celebración participó una delegación pontificia compuesta, entre otros, por el cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos, el cardenal Camillo Ruini, obispo vicario de la diócesis de Roma, y el arzobispo Leonardo Sandri, sustituto para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado del Vaticano.

En la tarde del día anterior, miércoles 30 de junio, el patriarca Bartolomé I, se encontró con la Comunidad de San Egidio en la Basílica de San Bartolomé, en la Isla del Tíber, en Roma, templo que Juan Pablo II dedicó en el año 2000 a la memoria de los mártires del siglo XX.

«El martirio del siglo pasado –siglo con el mayor número de los mártires de la fe de toda la historia humana– se convierte en significativo lugar de encuentro y en espacio de unidad en la oración entre los cristianos», explicó un comunicado de prensa posterior emitido por la Comunidad de San Egidio, movimiento católico surgido en Roma en 1968.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación