Llamamiento episcopal a los venezolanos: «El referendo es un derecho, no una dádiva»

Los prelados de Venezuela exigen a las autoridades transparencia en la consulta popular

Share this Entry

CARACAS, martes, 13 julio 2004 (ZENIT.org).- La participación en el referendo revocatorio presidencial del próximo 15 de agosto –contra el presidente Hugo Chávez– «es un derecho, no una dádiva», y un «deber ineludible de conciencia y responsabilidad», alertaron este lunes los prelados de Venezuela a todos habitantes del país.

Igualmente advirtieron del riesgo de un «desenlace violento» si existen coacciones o fraudes en la consulta popular, según se desprende de la Exhortación Pastoral al término de la 82ª Asamblea Plenaria Ordinaria del Episcopado –7 a 12 de julio–, un documento que se leerá el domingo en todas las eucaristías que se celebren en templos y lugares de culto en Venezuela.

El ex coronel de los «parás» Hugo Chávez, autor en 1992 de un intento de golpe, amnistiado y posteriormente elegido jefe de Estado en 1998, hace tiempo que es acusado de haber llevado al país a la peor crisis económica, política y social de los últimos cincuenta años.

En caso de que Chávez resultara revocado en el referendo del 15 de agosto, la Constitución ordena la celebración de comicios presidenciales inmediatos

Para ello es necesario el voto en este sentido de la misma cifra –o superior– de 3,7 millones de electores que le dieron su confianza en las elecciones del año 2000.

Lejos de tratarse de una «guerra para hacer desaparecer al adversario», el referéndum revocatorio del poder del presidente Chávez es –subraya el episcopado venezolano– «una oportunidad sin precedentes para evaluar una gestión de gobierno, crear la posibilidad de encauzar pacíficamente la convivencia y respetar e integrar las diferencias».

Por ello los obispos exhortan a todos los venezolanos a participar en el referendo revocatorio «con serenidad, civismo y libertad», «a pronunciarse explícitamente sobre la gestión del Presidente de la República y de su modelo de gobierno» «y a ejercer su derecho con criterios éticos de verdad y justicia y sentido evangélico de libertad y de amor fraterno».

Pero la responsabilidad en la próxima cita con las urnas alcanza también al Consejo Nacional Electoral (CNE), órgano a quien «corresponde facilitar el Referendo sin que se exijan excesivos requisitos reglamentarios que impidan o retarden su desarrollo».

De hecho «los resultados serán totalmente aceptados solamente si el organismo electoral contribuye a disipar las sombras y dudas, llegando a un consenso razonable y ético entre sus actores principales», subrayan los prelados.

En este sentido indican que «se debe rechazar cualquier tentación de coacción o fraude, que significaría una violación a la dignidad ciudadana y podría provocar impugnaciones, rechazos e incluso un desenlace violento».

El llamamiento al deber y a la responsabilidad incluye también a los líderes políticos –para que eviten acentuar la polarización social y «se abstengan de toda manipulación política e ideológica»– y a los medios de comunicación social, cuya misión debe ser «transmitir la información con objetividad, veracidad y equidad» propiciando un clima de respeto y de paz.

«A los observadores internacionales, que en todo el mundo prestan un excelente servicio de seguimiento a los procesos electorales, les solicitamos que continúen dando su aporte –escriben los prelados de Venezuela–. Las autoridades deberán facilitarles su trabajo, pues constituye un aval de credibilidad de vital importancia».

En cualquier caso recuerdan que «más allá de una salida electoral a la presente crisis, es absolutamente necesario llegar a un acuerdo de gobernabilidad entre todos los venezolanos, sin que nadie quede excluido por ideología u opción política».

Conscientes de que la oración «nos ayuda a llevar adelante la ingente tarea que tenemos entre manos», los obispos y arzobispos de Venezuela convocan finalmente a todos los sacerdotes, religiosos y laicos a unirse en una Novena a la Virgen María del 6 al 14 de agosto «pidiendo por el normal desarrollo del Referendo Revocatorio».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")