Firme condena por el ataque a misioneras de la Madre Teresa en Kerala (India)

Print Friendly, PDF & Email

Solidaridad de hindúes, musulmanes y budistas con la Conferencia Episcopal católica

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

NUEVA DELHI, lunes, 27 septiembre 2004 (ZENIT.org).- Con una firme condena y también preocupación ha reaccionado la Conferencia de los Obispos Católicos de la India (CBCI) ante los ataques que sufrieron el domingo Misioneras de la Caridad –de la Madre Teresa de Calcuta— a manos de fundamentalistas hindúes en el Estado indio de Kerala.

«Condenamos con fuerza los dos ataques contra las Misioneras de la Caridad ocurridos ayer en Kerala. Estamos muy preocupados por el recrudecimiento de grupos fundamentalistas hindúes que buscan espacio político», declaró el padre Babu Joseph Karakombil, portavoz de la CBCI, a la agencia «Fides» de la Congregación vaticana para la Evangelización de los Pueblos.

«Pero hemos recibido la solidaridad de las instituciones, de organizaciones civiles y numerosos grupos religiosos hindúes, musulmanes, budistas», subrayó.

Los ataques se registraron en la localidad de Pantheerankave, al norte de Cochin –en Kerala, India meridional–, en una colonia «dalit» –nativos indios sin casta–.

El primer incidente ocurrió a mediodía, cuando dos religiosas se acercaron a la colonia para distribuir alimento, como de costumbre. Pedían ayuda a las misioneras algunas familias de la colonia, reducidas a la miseria e incapaces de alimentar a sus propios hijos.

De repente, un grupo de cinco personas que gritaban consignas a favor de la ideología nacionalista hindú atacaron con barras y cadenas el vehículo que ocupaban las religiosas. Resultó herida sor Sirolina, sor Rose Merlyn y el conductor.

Al conocer el incidente, un grupo de misioneros llegó al lugar del ataque, donde un grupo de 30 personas atacó a su vez el vehículo en que se trasladaban. La madre superiora sor Kusuma fue golpeada en la cabeza, y también resultó herida sor Shalot y el hermano Varghese, el hermano keniata Bernard y otro hermano de comunidad de los Misioneros de la Caridad –la rama masculina de la congregación–.

Los fundamentalistas intentaron sacar a las religiosas fuera del vehículo, pero no lo consiguieron. Todos los heridos están hospitalizados. Una religiosa, confirma «Fides», está grave.

La oposición de algunas mujeres del lugar a la agresión impidió que la situación empeorara, apunta «AsiaNews». El obispo de Calicut, monseñor Joseph Kalathiparambil, tras visitar a las misioneras, declaró que someterá la agresión a la administración estatal.

Por su parte, sor Angelette, superiora de las Misioneras de la Caridad en Kerala, subrayó que el objetivo de la visita de las religiosas al lugar era llevar ayuda a «los más pobres entre los pobres, gente marginal, en la indigencia más absoluta».

«Estos dalit son hindúes, pero nosotras, misioneras, no hacemos distinción de casta o credo», explicó. Es la razón por la que su labor se mira con sospecha como un intento de «conversión», apunta la agencia del PIME (Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras).

La policía ha detenido a nueve de los asaltantes, mientras que el partido nacionalista hindú «Baratiya Janata Party» (BJP) y otros grupos han negado la responsabilidad del ataque. De todas formas, según el relato de las misioneras recogido por «Fides», los agresores gritaban consignas tales como «larga vida al BJP».

Asociaciones y movimientos cristianos de todo Kerala han difundido un comunicado conjunto en el que expresan su indignación y preocupación por el suceso, que condenan duramente, y defienden la obra de las religiosas de la Madre Teresa.

Kerala –conocido también como «el país de Dios» por la amplia presencia cristiana entre la población– es la cuna de la Iglesia de rito siro-malabar y tiene riqueza de vocaciones.

En opinión del padre Babu Joseph Karakombil, «se quiere atentar contra la armonía social que desde siempre ha reinado en el Estado de Kerala».

De hecho, este ataque es «verdaderamente inusual para la tradicional atmósfera, muy cordial, que reina en el Estado entre los diferentes grupos civiles y religiosos», añade.

En cualquier caso califica como «señal preocupante» el asesinato del padre Job Chittilappily hace un mes (Cf. Zenit, 12 de septiembre de 2004) y este ataque contra las Misioneras de la Madre Teresa, «siembre bien vistas en toda la India».

«Existen algunos grupos que alimentan el fundamentalismo para obtener visibilidad política –explica–. Tras estos ataques hay intereses políticos precisos».

«Como Iglesia no aceptamos estas provocaciones, recalcamos el rechazo de todo fundamentalismo religioso y pedimos a todos los grupos que desistan de estas acciones que atentan contra el bienestar de la población india y de toda la nación», manifiesta el portavoz de los obispos católicos de la India.

«Hemos alertado a la Comisión Nacional para las Minorías y hemos recibido solidaridad de instituciones estatales, grupos civiles y también de numerosas organizaciones religiosas –reconoce–. Todos saben que la Iglesia y las Misioneras de la Caridad llevan a cabo un precioso trabajo de asistencia a los más pobres entre los pobres».

Los cristianos representan aproximadamente un 2% –17 millones son católicos— de una población de mil millones de habitantes en la India, de los que el 80% es hindú.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }