El primer viaje del Papa busca recordar a la Iglesia lo esencial

Clausurará el Congreso Eucarístico Nacional Italiano en el Corpus Christi

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 27 mayo 2005 (ZENIT.org).- Benedicto XVI realizará este domingo su primer viaje apostólico a Italia para mostrar en la ciudad sureña de Bari que sin Eucaristía no puede haber Iglesia.

El momento central de la visita será la celebración de la misa, a partir de las 10,00, en la explanada de Marisabella, con la que clausurará el XXIV Congreso Eucarístico Nacional Italiano.

Al explicar los motivos de este viaje, en una carta dirigida a su enviado especial al Congreso, el cardenal Camillo Ruini, publicada el 16 de mayo, el obispo de Roma decía que «en el pan y en el vino, convertidos en la santa misa en el cuerpo y la sangre del Señor, encuentra alimento y apoyo el pueblo cristiano para recorrer el camino hacia la santidad, la vocación universal de todos los bautizados».

El Congreso Eucarístico, que ha reunido a representantes de todas las realidades eclesiales de Italia, se está celebrando desde el pasado sábado en torno al lema «Sin el domingo no podemos vivir».

Se trata de las palabras que antes de morir pronunciaron los 49 mártires de Abitene, ciudad de la provincia romana del «África proconsular», actualmente Túnez, en el año 303, en tiempos de la persecución lanzada por el emperador Diocleciano.

Para trasladarse a Bari, el Santo Padre tomará el helicóptero desde el helipuerto vaticano, a las 7,45 horas del domingo, y aterrizará en el Centro de la Unión Deportiva de esa ciudad.

El traslato a la explanada de Marisabella tendrá lugar en papamóvil. A continuación, comenzará la celebración eucarística. Tras la misa, Benedicto XVI saludará a una representación del comité organizador del Congreso y después se dirigirá en coche al Estado de la Victoria (en torno a las 12,30), donde se despedirá de Bari al lado del helicóptero. El regreso al Vaticano tendrá lugar en torno a las 14,30.

En el primer mensaje de su pontificado, leído en la Capilla Sixtina el 20 de abril, el recién elegido Papa ya destacó la importancia que quería a imprimir a esta jornada, que tiene lugar en el año que Juan Pablo II dedicó a la Eucaristía (octubre de 2004-octubre de 2005).

«En este año, por lo tanto, se tendrá que celebrar con relieve particular la solemnidad del Corpus Christi», proponía el Papa. En Italia al igual que en otros muchos países, la fiesta litúrgica, que tuvo lugar el jueves pasado, se celebra este domingo.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")