La diócesis de Roma pide testimonios sobre la santidad de Juan Pablo II

Deberán enviarse al postulador los escritos no impresos de Karol Wojtyla

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 29 mayo 2005 (ZENIT.org).- El cardenal Camillo Ruini, obispo vicario para la diócesis de Roma, ha promulgado un edicto en el que se pide a los fieles que comuniquen todas aquellas noticias que sirvan para evaluar la santidad de Juan Pablo II.

El edicto, publicado en la edición italiana de este domingo de «L’Osservatore Romano» en primera página, pide además que se entregue copia de todos los escritos de Karol Wojtyla, en particular, de aquellos que no hayan sido impresos.

Benedicto XVI eximió del período canónico de cinco años de espera para el inicio de la causa de beatificación de su predecesor, con un anuncio hecho público el 13 de mayo.

El cardenal José Saraiva Martins, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, explicó ese día que el actor de la causa de beatificación es el Vicariato de Roma, la diócesis de Juan Pablo II.

Ahora, el postulador tendrá la tarea de recoger los documentos y preparar una lista de los testigos que testimoniarán las virtudes heroicas de Juan Pablo II, añadió el purpurado portugués.

Más tarde, el proceso exigirá el reconocimiento de un milagro realizado tras su muerte, atribuido a la intercesión de Juan Pablo II.

El edicto, tras anunciar el inicio formal de la causa de beatificación y de canonización, invita a «todos los fieles a comunicarnos directamente o a hacer llegar al Tribunal Diocesano del Vicariato de Roma (Plaza San Giovanni in Laterano, 6 – 00184 ROMA) todas las noticias de las que se puedan deducir elementos favorables o contrarios a la fama de santidad» de Juan Pablo II.

«Dado que hay que recoger, además, según las disposiciones legales, todos los escritos que le son atribuidos, ordenamos con este edicto a cuantos estuvieran en posesión de ellos que entreguen con la debida solicitud al mismo tribunal cualquier escrito que tenga como autor al siervo de Dios, a no ser que ya haya sido entregado a la Postulación de la Causa».

«Recordamos que con el nombre de escritos no se entienden sólo las obras impresas, que ya han sido recogidas, sino también los manuscritos, diarios, cartas y cualquier otra escritura privada del siervo de Dios», aclara el documento.

«Quienes quieran guardar el original, podrán presentar una copia debidamente certificada», añade.

El edicto deberá estar expuesto durante dos meses en las puertas del Vicariato de Roma y en la Curia arzobispal de Cracovia.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")