Europa necesita de la comprensión entre Iglesia y medios, reflexionan los episcopados

Print Friendly, PDF & Email

Encuentro de los encargados de prensa y portavoces de las Conferencias Episcopales

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

MAYNOOTH, jueves, 27 julio 2006 (ZENIT.org).- La necesidad de un nuevo y elevado nivel de compresión en Europa entre la Iglesia y el mundo de los medios ha resonado en el encuentro anual de los encargados de prensa y portavoces de las Conferencias Episcopales del Viejo Continente.

Esta vez la Conferencia Episcopal de Irlanda ha sido la anfitriona de la reunión, celebrada en Maynooth del 20 al 23 de julio bajo la organización del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa (CCEE, www.ccee.ch), que engloba a los presidentes de estos organismos eclesiales –actualmente 34 en Europa–.

El presidente de la Comisión de comunicaciones sociales de la Conferencia Episcopal Irlandesa, el obispo Joseph Duffy, invitó a los participantes a profundizar en la relación entre la Iglesia y los medios de comunicación.

«Tal vez un punto de partida podría ser el de ver cómo llegar a un elevado nivel de comprensión y tolerancia entre la Iglesia y el mundo de los medios», porque «nuestra tarea –apuntó– es la de crear un ambiente en el que las relaciones de trabajo entre Iglesia y medios puedan ser más fructíferas y dar más respuesta a nuevos caminos de verdad».

Escucharon al prelado 39 representantes de 24 países: Austria, Alemania, Bélgica, Bielorrusia, República Checa, Escocia, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Grecia, Hungría, Inglaterra y Gales, Irlanda, Italia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Polonia, Rumania, Rusia, Suecia y Suiza.

Igualmente resonó en la cita que la información ligada a la Iglsia católica debe ser un fuerte instrumento al servicio de la paz en este momento crucial de la historia, recoge un comunicado del CCEE.

El presidente del episcopado irlandés –el arzobispo de Armagh, monseñor Seán Brady– lanzó una invitación a los encargados de prensa y portavoces de las Conferencias Episcopales: «Que en vuestras deliberaciones podáis tratar las formas más concretas para movilizar a la opinión pública en apoyo de la paz en este momento de gran amenaza».

Y es que «una de las razones por las que existe el CCEE es ayudar a superar los obstáculos que amenazan el futuro de la paz y el progreso de los pueblos», recordó.

La presencia del Islam en Europa fue uno de los puntos de la agenda del encuentro, en el que se constató que una información correcta es decisiva para la convivencia pacifica y la colaboración con los musulmanes en el continente.

«La actitud de las personas respecto al Islam se mueve de hecho desde la fascinación al miedo», constató ante los participantes monseñor Peter Fleetwood, vicesecretario general del CCEE.

Se analizó el variado rostro de este credo en Europa, y la importancia de buscar, con cuantos quieren vivir con normalidad su fe –ni en la línea del fundamentalismo ni en la de un Islam «secularizado»–, el encuentro, la reciprocidad, la colaboración en valores comunes como la vida, la paz, la libertad religiosa y la justicia.

El comunicador, libertad de prensa y respeto de las religiones
Sobre libertad de prensa y respeto a las religiones intervino por su parte el obispo auxiliar de Chur (Suiza) y presidente de la Comisión episcopal europea para los medios (CEEM, organismo vinculado al CCEE), monseñor Peter Henrici, recordando que «la liberta de prensa es un «derecho humano» social y político, no sólo un derecho individual, como lo son la libertad de opinión y la libertad religiosa».

Su consecuencia en el plano de la ética es que «la libertad de prensa debe regularse en primer lugar según los principios de la ética social, que son el bien común, el principio de solidaridad y el principio de subsidiariedad», aclaró el prelado.

«En segundo lugar –prosiguió–, la libertad de prensa debe» situarse respecto a «los principios de la ética periodística individual: la verdad, la probidad y el respeto de las personas a las que se comunica y de las personas y comunidades de las que se informa».
Pero «la aplicación de estos principios en el ámbito religioso es particularmente delicada y hace difícil el trabajo del comunicador», reconoció.

Y es que «la religión tiende a definir la identidad no sólo personal, sino sobre todo la comunitaria, y es ella misma un bien común que hay que proteger», constató.
«Además nos encontramos ante diversas «verdades» religiosa que concurren entre sí y también al comunicador, que se adhiere a una verdad religiosa», precisó el obispo Henrici.
Es de donde puede surgir, en su opinión, la dificultad para comprender la religión de los demás y para informar objetivamente.

Por ello subrayó que un comunicador que se ocupa de religión, por un lado debe aceptar plenamente su pertenencia religiosa, y por otro saber ser objetivo, capaz de distinguir entre información y comentario a la información.

Próximos programas
Los portavoces de las Conferencias episcopales tienen intención de favorecer un debate en la opinión pública sobre la contribución de los cristianos para hacer de Europa un espacio de paz, de reconciliación y de solidaridad capaz de ser protagonista de la actual historia del mundo.

La ocasión para esta iniciativa será la Tercera Asamblea Ecuménica Europea (www.eea3.org), que culminará en Sibiu (Rumanía) en septiembre de 2007 con la participación de 2.500 delegados de cada país de Europa.

El próximo encuentro de los encargados de prensa y portavoces de las Conferencias Episcopales de Europa se celebrará en dicha ciudad rumana el 10 de septiembre de 2007, al término de la Asamblea Ecuménica.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }