Cardenal Errázuriz: Aparecida producirá un gran despertar misionero en América

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 1 febrero 2007 (ZENIT.org).- La Quinta Conferencia General del Episcopado Latinoamericano producirá un gran despertar misionero en América, considera el cardenal Francisco Javier Errázuriz, presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

Share this Entry

El también arzobispo de Santiago de Chile presentó los avances de los trabajos preparatorios de la Conferencia, durante la reunión plenaria de la Comisión Pontificia para América Latina (CAL) que se realizó en el Vaticano del 17 al 20 de enero pasado.

«La V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano que en mayo próximo tendrá lugar en Aparecida (Brasil) centrará su atención en la persona bautizada que recibió la misión de evangelizar en el presente y el futuro de América Latina; que se hace responsable de la promoción del hombre y de todos los hombres; que interviene en la transformación de América Latina», explicó.

En primer lugar realizó un análisis de la situación actual de América Latina que «se ve desafiada con fuerza por los cambios religiosos, éticos y, en general, culturales, que marcan dolores de parto de una nueva época».

Como parte del camino de preparación hacia la V Conferencia, el cardenal señaló las vías realizadas: aportes de las diócesis de los países participantes y de los distintos Dicasterios de la Curia Romana; realización de congresos y seminarios de especialistas; publicación de libros sobre la situación de América Latina y el Caribe.

Respecto al trabajo de las diócesis fueron enviados los aportes de 21 de las 22 conferencias episcopales participantes y en la actualidad un grupo de obispos y teólogos trabaja para elaborar a partir de esos aportes, el «Documento de síntesis».

Recordó también el cardenal los dos congresos continentales realizados: El Primer Encuentro Continental de Representantes de Movimientos Apostólicos y Nuevas Comunidades, preparado junto con el Consejo Pontificio para los Laicos y el Encuentro Continental y Congreso de teología-pastoral mariana celebrado en México.

Además se convocaron nueve seminarios de expertos: sobre la «Iglesia en la opinión pública»; sobre el presbiterado; sobre gestores sociales: políticos, empresarios, laborales; sobre el cambio cultural; seminario de reflexión interdisciplinar; seminario «Para la vida de nuestros pueblos en Cristo» de mujeres; Seminario de misionología y Encuentro con Economistas mundiales y CELAM.

Según afirmó el presidente del CELAM, la centralidad del sujeto que plantea el tema de la V Conferencia es de suma importancia, pues «antes de pedir al hombre que mire lo que ocurre en el mundo y en la Iglesia, antes de llevarlo a ‘ver’ el entorno, que es parte de él, se le pidió que tome conciencia de su propia realidad y de su vocación».

«En América Latina y el Caribe –continuó el cardenal– hay líderes para los cuales la acción de la Iglesia debe estar enfocada exclusiva o preponderantemente hacia la superación de la pobreza, con las necesarias medidas políticas, sociales y económicas que esto requiera», donde la acción misionera no tiene cabida.

«Tenemos que poner las bases verdaderas. Falta conversión a Cristo y determinación de construir el Reino –afirmó el cardenal–. La Conferencia de Aparecida será una invitación vigorosa a ser discípulos y misioneros de Jesucristo», continuó el presidente del CELAM asegurando que tendrá una fecundidad sorprendente y producirá un gran despertar misionero en toda América.

«La V Conferencia será un gran don para América si logra enfocar nuestras aspiraciones y esfuerzos hacia ese bien por el cual el Buen Pastor nos amó hasta el extremo: hacia la vida de nuestros pueblos, hacia la vida en abundancia. Se trata de la cultura de la vida, de aquella vida que tiene su origen, su plenitud y su pascua en Dios, y que es fraterna y solidaria; de aquella vida nueva que respeta los derechos que Dios mismo asoció a nuestra naturaleza humana, entre ellos, el destino universal de los bienes, para que todos vivan según su dignidad», concluyó el cardenal.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación