Los periodistas ante la llegada del papa a Brasil

Entrevista con José Maria Mayrink, periodista de “O Estado de São Paulo”

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

INDAIATUBA, jueves, 9 mayo 2007 (ZENIT.org).- Con motivo de la llegada de Benedicto XVI a Brasil, Zenit entrevistó a una reconocida figura del periodismo brasileño para hablar sobre el interés de los grandes medios por este viaje y por la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe.

Ganador del Premio Esso de Periodismo –el más importante de su especialidad–, José María Mayrink, del grupo comunicativo «O Estado de São Paulo», cubre la Conferencia Episcopal de Brasil (CNBB) desde hace 40 años.

–¿Cuál es su percepción del interés de los grandes medios en el viaje del Papa a Brasil?

–José Maria Mayrink: El gran interés se concentra en el Papa. Pero el foco del viaje de Benedicto XVI no es el paso por Sao Paulo sino la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, en Aparecida. No obstante, hasta ahora, esa Conferencia queda en segundo plano, porque cuando se habla de ella es en el contexto de la presencia del Papa en Aparecida. Por tanto, todo gira en torno al Papa, lo que es comprensible, pues es el gran personaje de todo esto, a pesar de la gran importancia que tendrá, a continuación, la V Conferencia.

–¿Usted percibe que los grandes medios saben cómo informar sobre el Papa Benedicto XVI? ¿O para ellos es una novedad más grande de lo que se podría imaginar?

–José Maria Mayrink: Él es una novedad. La información sobre el Papa gira más en torno a la curiosidad. La mayor parte de la prensa, de los medios, está procurando entender o está incluso buscando un perfil suyo. De ahí esta curiosidad en todo. En saber cómo viene, con quién se encontrará, que dirá, cómo se viste, cuál será su estilo, e inevitablemente lo comparan con Juan Pablo II.

–Percibimos que la gran prensa subraya temas puntuales en su cobertura, como aspectos de la moral católica, por ejemplo, y el Papa, en contrapartida, vendrá con un mensaje de mayor amplitud y de intensa carga de espiritualidad. ¿Usted piensa que la gran prensa puede comprender esto?

–José Maria Mayrink: Tal vez la gran prensa esté esperando que el Papa hable puntualmente de cuestiones de moral católica y, por ejemplo, toque temas que están ahí en evidencia, como el aborto, la eutanasia, la unión civil de los homosexuales, la teología de la liberación. Pero es posible, según me dijo el cardenal Geraldo Majella, que hable en defensa de la vida, que abarque la cuestión del aborto, la sexualidad, la eutanasia, sin entrar específicamente en cada uno de esos puntos. Aunque mencionara unos de esos puntos, o más de uno, sería globalmente, en el aspecto de defensa de la vida. También es posible que dé una orientación sobre la teología de la liberación, pero que deje a los obispos en Aparecida profundizar sobre ese tema, cuyas conclusiones él aprobaría posteriormente.

–¿No cree que la prensa debería tener más cuidado por comprender el mensaje de Benedicto XVI en su totalidad, sin correr el riesgo de fragmentación e interpretaciones descontextualizadas?

–José Maria Mayrink: El riesgo de fragmentación existe. Y el periodista debe buscar lo esencial. En el caso de Benedicto XVI, es un gran teólogo, que tiene posturas avanzadas teológicamente desde el Concilio Vaticano II, del que fue perito. Entonces tiene esa contraposición entre el teólogo reconocidamente competente y respetado y el ex prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Siempre se recuerda su función como prefecto de la Congregación, que antiguamente era llamada Santo Oficio. Por eso, acaba pareciendo que Ratzinger se identifica siempre con el gran inquisidor, cuando no es verdad. Incluso personas que se confrontaron con él como prefecto distinguen las cosas. Se esperaba, y se está confirmando, que como Papa tendría una actitud más pastoral que como prefecto, donde por función, tenía la tarea de vigilar por la defensa de la fe y la doctrina. Pienso que esa imagen puede cambiar un poco, lo que va a depender de los discursos que haga aquí en Brasil. Pronunciará un discurso algo más intelectual, que la mayoría del pueblo no va a comprender, en la apertura de la V Conferencia.

El pueblo analizará al Papa sobre todo desde el aspecto visual, comparándolo con Juan Pablo II. Pero son caracteres diferentes, maneras diferentes de presentarse. Benedicto XVI no tiene la misma edad que Juan Pablo II tenía cuando vino por primera vez a Brasil. Juan Pablo II tenía 60 años, era jovial, hablaba e improvisaba frases en portugués y no había sufrido todavía el atentado y las operaciones posteriores.

Por temperamento, el Papa Benedicto XVI es más contenido. Pero puede cautivar a las personas también con esa imagen. Tres evento serán definitivos, en mi opinión. Primero, el encuentro con los jóvenes, en el estadio de Pacaembu, que posiblemente tendrá gran repercusión; en segundo lugar, la misa en el Campo de Marte, donde canonizará a Fray Galvão. Por sí sola la misa podría atraer a un millón de personas. Pero a eso se añade el hecho de la canonización de Fray Galvão, que es un santo de la ciudad de Sao Paulo, donde está sepultado. Aunque sea un santo que vivió entre los siglos XVIII y XIX, por su historia y por lo que se presenta de ella, se hizo cercano. Está también el hecho de ser el primer santo nacido en Brasil.

–¿En qué aspectos los medios tienen que estar atentos para hacer una buena cobertura del viaje del Papa a Brasil y también de la V Conferencia?

–José Maria Mayrink: La preocupación de realizar una buena cobertura existe en la redacción. El periódico «O Estado de S. Paulo», donde trabajo, que es un grupo de comunicación, ha reunido para esta cobertura a un equipo de más de 20 periodistas. Hay 60 acreditados, pero entre ellos hay 20 fotógrafos y motoristas, entre otros. Hicimos una reunión en el periódico con un teólogo para explicar no sólo la importancia que tienen Aparecida y la visita del Papa, sino también cuestiones prácticas, incluso la terminología que se debe usar. Explicó que la Conferencia de Aparecida no es del CELAM, sino del Episcopado de América Latina y del Caribe. Explicó que se dice canonización y no santificación. Se espera en torno a tres mil periodistas acreditados para estos días. La mayor parte de esos periodistas va a cubrir la visita del Papa. Un porcentaje pequeño se quedará para la Conferencia de Aparecida. Pero esa Conferencia, como se verá después, entrará en la historia como entraron Medellín, Puebla y Santo Domingo.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación