Cáritas Uganda niega que esté ayudando a grupos rebeldes

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 19 de octubre de 2008 (ZENIT.org).- Cáritas Uganda acaba de declarar que no es cierto que esté proporcionando ayuda alimentaria a los rebeldes del Ejército de Resistencia del Señor (LRA, en siglas inglesas), según informa desde Roma Cáritas Internationalis. El pasado 30 de septiembre, el ministro ugandés de Prevención de Desastres, Tarsis Kabwegyere, pidió públicamente que Cáritas dejara de distribuir alimentos a los rebeldes que desde 1986 luchan contra el gobierno en el norte del país, una acusación que Cáritas niega.

Cáritas empezó a  proporcionar ayuda humanitaria al LRA en agosto de 2006, un mes después de que comenzaran las conversaciones de paz entre este grupo insurgente y el Gobierno de Uganda en Juba, la capital de la región semi-autónoma del Sur de Sudán, cuyo gobierno ha mediado en las negociaciones. Fue el propio Gobierno ugandés quien pidió a la Iglesia que se ocupara de esta tarea, al entrar en vigor un alto el fuego según el cual los efectivos del LRA estaban acantonados en Ri-Kwangba, una zona fronteriza entre el Sur de Sudán y el parque nacional de Garamba, en el Este de la República Democrática del Congo. Cáritas suspendió estas operaciones en abril de este año, después de que el LRA se negara a firmar el acuerdo final de paz y el proceso se diera por concluido.

Sin embargo, el pasado 30 de septiembre, el ministro Kabwegyere declaró a la prensa del país: «Cáritas tiene que dejar de enviar víveres a los rebeldes, para que la presión les obligue a firmar el acuerdo de paz. Esta es una cuestión moral, y los que siguen enviando alimentos a la selva para Joseph Kony (el jefe del LRA)  están cometiendo un pecado mortal, especialmente si son cristianos».

En su respuesta, el director de Cáritas Uganda, monseñor Francis Ndamira, ha aclarado que «estas declaraciones pueden inducir a la opinión pública a la confusión». «En la actualidad, Caritas Uganda no realiza ningún envío de comida y medicamentos a los rebeldes. Cuando fracasó la firma del acuerdo de paz, Cáritas concluyó su mandato» ha asegurado.

En un comunicado difundido por la Cáritas ugandesa se añade: «Por lo tanto, es sorprendente que el honorable profesor Kabwegyere haga estas confusas e irresponsables declaraciones. Por el contrario, debería estar agradecido a Cáritas Uganda y todos los líderes de  la Iglesia católica por nuestra contribución al proceso de paz, así como por la ayuda material y espiritual que han prestado a la gente que sufre en el Norte de Uganda».

Desde hace muchos años, Cáritas Uganda –particularmente en la archidiócesis de Gulu, situado en el epicentro de la guerra– ha proporcionado ayuda humanitaria a la población desplazada en la zona, que ha llegado a alcanzar los dos millones de personas. También ha llevado adelante un centro de acogida y rehabilitación para niños soldado que han escapado de la guerrilla del LRA y ha gestionado varios programas de apoyo a grupos vulnerables, especialmente huérfanos y viudas. Asimismo, desde 2002 el arzobispo de Gulu, monseñor John Baptist Odama, ha sido una figura clave en la mediación entre el LRA y el Gobierno.

Share this Entry
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")