La Asamblea Legislativa de El Salvador prohibirá los matrimonios homosexuales

La Iglesia presentó en el Congreso 300.000 firmas contra estas uniones

Share this Entry

SAN SALVADOR, martes 21 de abril de 2009 (ZENIT.org).- La Asamblea Legislativa de El Salvador llevará una vez más a discusión este próximo jueves en la sesión plenaria el controvertido tema de los matrimonios homosexuales a fin de que se establezca en la Constitución de la República que un matrimonio está constituido y se reconoce como tal sólo entre un hombre y una mujer.

El dictamen para su ratificación ya está listo y todos los partidos políticos, excepto el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), están de acuerdo en apoyar la enmienda constitucional que necesita 56 votos para que entre en vigencia.

Este martes, el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, se reunió con varios diputados a quienes expuso la necesidad de legislar para que dicha situación no se dé en El Salvador.

El arzobispo reiteró que no es una discriminación para las personas que tienen una orientación sexual diferente, cuyas libertad queda salvaguardada.

«Lo único que queremos es salvaguardar el bien de la familia, el bien del matrimonio, el bien de la sociedad. Lo que queremos es poner candados para que los valores de la sociedad estén en firme», dijo monseñor Escobar Alas en su intervención.

En este sentido, la Iglesia católica en El Salvador presentó este lunes en el Congreso 300.000 firmas de ciudadanos que piden que se ratifique una enmienda constitucional que cierra toda posibilidad a los matrimonios entre homosexuales.

El arzobispo Escobar Alas, se trasladó junto a su auxiliar, Gregorio Rosa Chávez, y otros sacerdotes al Congreso para presentar los rúbricas recolectadas en iglesias de todo el país desde hace unos meses.

En el anterior período legislativo, y a petición del Partido Demócrata Cristiano (PDC), se aprobó en 2006 una reforma constitucional para dejar establecido que en El Salvador sólo se reconoce el matrimonio entre un hombre y una mujer, disposición que al entrar en vigor cierra la posibilidad de que en el futuro se autoricen las bodas entre homosexuales.

Para que entren en vigor los cambios a la Constitución deben ser aprobados en una legislatura por una mayoría simple, que en El Salvador es la mitad más uno de los votos de los 84 diputados, y ratificados por una mayoría calificada, de 56 votos, durante el siguiente periodo legislativo.

La actual legislatura, que debe ratificar la reforma, concluye su período de tres años el próximo 1 de mayo, cuando asuman los diputados elegidos en los comicios de enero pasado.

Monseñor Escobar Alas dijo a la prensa que las firmas ciudadanas fueron entregadas a una comisión especial para que «tenga en cuenta todo este sentir nacional para el bien de la familia» y del matrimonio.

Aclaró que la reforma es apoyada de manera «positiva» por la Iglesia Católica, e indicó que no pretende «hacer ninguna discriminación, ni mucho menos», sino que busca fortalecer el matrimonio y la familia.

Monseñor Escobar Alas citó el Catecismo de la Iglesia Católica para dejar claro que la Iglesia no margina a aquellas personas que «tienen otra dirección sexual».

Por Nieves San Martín

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación