Epidemia en México: misas en condiciones especiales, pero horarios normales

Comunicado del arzobispo de la capital, el cardenal Norberto Rivera Carrera

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

MÉXICO, sábado, 25 abril 2009 (ZENIT.org-El Observador).- Mediante un comunicado oficial, instruido por orden del arzobispo primado de México, cardenal Norberto Rivera Carrera, se anunció que este hoy domingo, las misas se celebrarán en el territorio arquidiocesano bajo condiciones especiales, pero en los horarios normales.

En la víspera se había especulado que se suspenderían los actos de culto religioso, incluyendo la celebración de la Santa Misa dominical, debido a la alerta epidemiológica que enfrenta el Distrito Federal, así como el Estado de México, por la influenza porcina, que ya se ha cobrado más de 60 víctimas mortales en lo que va de la semana en el país, pero, principalmente, en estos dos estados.

Las autoridades civiles han prohibido todas las concentraciones de masas y la concurrencia a lugares cerrados, así como han ordenado la suspensión de clases  en el Distrito Federal y en el Estado de México, desde el nivel preescolar hasta el universitario, por temor al contagio. 

El comunicado de la arquidiócesis señaló, sin embargo, que las misas no se suspenderán, pero que habrá medidas especiales como el no dar la paz con la mano, el acudir al templo con tapabocas y el recibir la comunión en la propia mano del comulgante. 

Por lo demás, han quedado suspendidas todo el resto de las actividades parroquiales tales como la catequesis, pláticas, conferencias y reuniones en locales cerrados.  Esta situación estará vigente hasta que las autoridades civiles levanten el riesgo de alarma epidemiológica que se encuentra en número tres de seis puntos posibles. 

Las celebraciones de la Basílica de Guadalupe podrían celebrarse en la capilla abierta para evitar contagios.  Se prevé que estas condiciones de alerta y de cerco epidemilógico permanezcan durante toda la próxima semana. 

Hasta el momento, la cepa del nuevo virus, es desconocida por las autoridades sanitarias internacionales y se está trabajando a marchas forzadas para encontrar una vacuna que pueda hacerle frente a una eventual pandemia.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación