Se esperan alrededor de dos millones de jóvenes en el encuentro con el Papa

Print Friendly, PDF & Email

El cardenal Rouco explica cómo será la próxima JMJ Madrid 2011

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

MADRID, lunes 14 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Se esperan cerca de dos millones de jóvenes, la mitad madrileños y la otra mitad procedente de fuera, en la próxima Jornada Mundial de la Juventud Madrid 2011. Así lo ha revelado el cardenal Antonio María Rouco, arzobispo de Madrid, al diario español ABC.

El purpurado concedió una entrevista a este diario, publicada en su edición de ayer, con motivo del comienzo hoy, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, de los preparativos para este magno encuentro mundial, previsto para agosto de 2011.

Con la Vigilia de esta noche, que se celebra en la catedral de la Almudena, comienza la peregrinación de ella Cruz de las Jornadas Mundiales, que fue entregada a la archidiócesis de Madrid el pasado 6 de abril, Domingo de Ramos.

Como ya informó ZENIT, la Cruz visitará al principio todas las parroquias de la archidiócesis, para pasar de ahí a las diócesis sufragáneas de Alcalá y Getafe, y posteriormente visitará una por una todas las diócesis de España.

Según reveló el cardenal Rouco, los lugares centrales del encuentro, presididos por el Papa, están ya fijados: la Vigilia y la Eucaristía conclusiva (19 y 20 de agosto) se celebrarán en la base aérea de Cuatro Vientos, lugar donde se celebró un encuentro similar, el 11 de abril de 2003, con Juan Pablo II.

Por otro lado, la Misa que dará comienzo a la Jornada, y la acogida del Papa, se celebrarán en la plaza de Cibeles, en el centro de la ciudad, el 16 de agosto.

También está previsto, aunque sin confirmar oficialmente, que se celebre un solemne Vía Crucis el viernes 18 de agosto en el Paseo de la Casstellana, la arteria principal que divide de norte a sur la capital de España.

Para el cardenal Rouco, estas Jornadas » han condicionado la historia de la evangelización de los jóvenes en el mundo» al ayudar a crear «una cultura juvenil distinta, un aire renovado para la vida de los jóvenes en sus ambientes y grupos eclesiales».

«Para miles de muchachos han significado el encuentro o el reencuentro con la fe, otros han descubierto su vocación y todos han vislumbrado formas de ser joven, de querer vivir con dignidad, nobleza y horizontes claros», añadió.

Preparativos en marcha

El cardenal explicó que se ha constituido ya el Comité organizador de la JMJ, en colaboración con el Consejo Pontificio de los Laicos y con la Conferencia Episcopal Española (CEE), y que tendrá su sede en una parroquia de Madrid.

Este Comité ha aprobado ya el logotipo oficial de la JMJ 2011 y el himno, y se encargará de coordinar las catequesis en los demás idiomas (más de 300) y de las demás actividades previstas.

Según los primeros datos, se prevé la asistencia de más de mil obispos y de la mitad de los cardenales de toda la Iglesia.

Por otro lado, explicó algunas de las iniciativas particulares de esta Jornada, entre ellas una en el Museo del Prado (el más importante del país), en el que «se preparará un itinerario de visitas con el lema Buscando a Cristo».

Además, está previsto que la mayoría de las parroquias de Madrid abran todo el día para acoger a los peregrinos que quieran rezar.

Otra de las cuestiones será la acogida masiva de peregrinos. El cardenal afirmó que se ofrecerá a las familias madrileñas que hospeden a los jóvenes, aunque reconoció que esto no será suficiente para todos.

Se ha pedido a todas las instituciones eclesiales que cedan los espacios disponibles, y se ha pedido ayuda al Gobierno y a las autoridades regionales y locales. El cardenal destacó la «disposición plena» y la «respuesta magnífica» manifestada por todas las instituciones civiles en este sentido.

Por último, el cardenal habló de los costos materiales, que sobre todo «recaerá en aportaciones privadas y donativos de los fieles», y de la necesidad de unos 15.000 voluntarios de las seis áreas lingüísticas principales.

«La tradición de la Iglesia española será una gran y positiva novedad para jóvenes de muchas partes del mundo, donde la Iglesia es muy joven, donde el gran pasado cristiano está mustio o la realidad de la vida consagrada contemplativa, que tanto atrae a los jóvenes de nuestro tiempo, no es tan vigorosa como la nuestra», concluyó el purpurado.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }