Cinco mil jóvenes españoles reciben su Cruz

Print Friendly, PDF & Email

En la Gran Vigilia de Oración en la catedral de la Almudena

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

MADRID, martes, 15 septiembre 2009 (ZENIT.org).- Una gran multitud de jóvenes se acercaron el 14 de septiembre hasta la catedral de la Almudena en Madrid. Entre todos sumaron cerca de cinco mil y acudieron hasta el templo para recibir junto al cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid, la Cruz de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Madrid la tercera semana de agosto de 2011.

El cardenal Rouco presidió la Gran Vigilia de Oración que señala el comienzo de la peregrinación de la Cruz por la ciudad de Madrid y el resto de las diócesis españolas, informa la agencia SIC.
 
La primera estación de la Cruz y el icono de María fue la Vicaría III, donde el cardenal pidió a los jóvenes que se empeñen «con coraje y valentía» en dar testimonio del Señor.

En su homilía, ante cerca de cinco mil personas, el cardenal explicó que «nuestro propósito es claro, sencillo y audaz: queremos llegar hasta el final de nuestro camino como peregrinos que han buscado y encontrado a Cristo Crucificado».

Invitó a descubrir lo que se encierra en la Cruz, buscar el rostro de Cristo para que ilumine y transforme las vidas de todos: «No será fácil conseguirlo pero sí inmensamente gratificador y gozoso».

Pidió a los jóvenes que no cesen en el intento pese al «escándalo» que puede producir, también ahora, en nuestro tiempo «dentro y fuera de los ambientes sociales y culturales más o menos influidos o tocados por la herencia de la fe cristiana». «No son menos -agregó- los que consideran hoy el anuncio de Jesucristo una necedad».
 
Pero, frente al «superhombre» que ni necesita ni depende de Dios, dijo que los problemas del hombre «necesitan respuestas realistas y eficaces para su solución en este mundo» y que ha sido la misma historia, las tragedias del siglo XX, las que nos enseñan a qué «abismos de destrucción de lo humano conducen esos proyectos de autodivinización personal y colectiva del hombre».
 
Frente a ello, el cardenal arzobispo de Madrid expuso lo que representan los jóvenes que esperan a Cristo en los más íntimo de su corazón: «Es sólo cosa de los sencillos de corazón».

Finalmente, pidió a la Virgen que «nos enseñe cómo hacer este Camino de peregrinos de la Cruz Gloriosa de su Hijo Jesucristo en Madrid, humilde, sencilla y valientemente, mostrándola en toda su verdad a los jóvenes madrileños a sus familias y a toda la sociedad» y que nos ayude «a no desfallecer» en estos dos años que quedan para celebrar con el Santo Padre la Jornada Mundial de la Juventud.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }