La visita del Papa a Malta supera las expectativas

La mitad de la población ha visto a Benedicto XVI

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 19 de abril de 2010 (ZENIT.org).- La mitad de la población del archipiélago de Malta ha salido al encuentro de Benedicto XVI durante su visita apostólica, un dato que permite comprender el efecto de su decimocuarto viaje internacional.

A su regreso a Roma, el balance que ha sacado el padre Federico Lombardi S.I., director de la Oficina de Información de la Santa Sede, reconoce: «ciertamente es un balance sumamente positivo, diría incluso superior a las expectativas para los mismos organizadores malteses. Y esto porque el calor de la respuesta, la cantidad espontánea de personas por las calles, todas muy alegres y ordenadas en la manifestación de su entusiasmo, es algo que ha impresionado muy profundamente. Yo creo que se puede decir tranquilamente que unas 200 mil personas, en los dos días han podido ver al Papa. Por tanto una participación conjunta».

Los habitantes de Malta son algo más de 400 mil, de manera que uno de cada dos ciudadanos han podido acercarse para ver al Santo Padre.

El padre Lombardi, en los micrófonos de Radio Vaticano, atribuye esta extraordinaria participación a «las raíces cristianas de este pueblo y su gran tradición católica, que se ha manifestado espontáneamente». Este dato, reconoce, es significativo, pues «por algunas discusiones, y lo que había escrito la prensa, no quedaba claro en la víspera cómo podría haber sido la acogida».

Por lo que se refiere al encuentro que el Papa mantuvo en la nunciatura apostólica este domingo con víctimas de abusos sexuales de clérigos, el padre Lombardi revela que «el encuentro fue muy sencillo y diría que es un mensaje en la misma manera que ha tenido lugar: un encuentro descrito, alejado por decirlo así del ruido de los medios de comunicación y de la publicidad. Quedó enmarcado al comenzar por un momento de oración y luego continuó con una escucha profunda por parte del Papa de las palabras que estas personas deseaban decirle, todo lo que llevaban en el corazón y que querían decir al Papa como pastor y como padre».

«Las respuestas fueron sencillas, muy espontáneas, compartiendo el dolor, la oración, el aliento, la esperanza, que el Papa pudiera transmitir a cada uno de ellos. Es importante el que haya sido un encuentro en el que cada uno pudiera expresar su palabra al Papa, pues se trataba de curar las heridas personales profundas y, por tanto, el camino no era gritar mensajes, sino escuchar y dialogar en profundidad. El Papa pudo hacerlo y concluyó nuevamente con una oración común y con una bendición de este encuentro».

«Me parece comprender que los testimonios que han dado los mismos participantes, que han querido hablar de manera libre, han sido sumamente positivos. Yo, que estaba presente, veía un clima muy, muy conmocionado, muy profundo, pero también muy sereno y lleno de esperanza, de curación, y de reconciliación».

El director de «L’Osservatore Romano», Giovanni Maria Vian, «en este proceso de purificación incesante la Iglesia de Roma está llamada a la ejemplaridad y esto es lo que está haciendo su obispo desde el día en que fue elegido como sucesor de Pedro».

«Por este motivo, también en Malta, Benedicto XVI ha indicado el camino a sus fieles y al mundo, al encontrarse con víctimas», afirmó. «Para declarar su vergüenza y su dolor, para asegurar que se hará todo lo posible para restablecer la justicia, sobre todo para rezar y mostrar su cercanía a Dios».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación