El Papa pide ante todo seguridad para el pueblo libio

Tras la puesta en marcha de la operación “Odisea al amanecer”

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 20 de febrero de 2011 (ZENIT.org).- La incolumidad del pueblo libio y la apertura de pasillos humanitarios, son las dos prioridades del llamamiento lanzado hoy por el Papa Benedicto XVI al concluir el rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro.

El Papa mostró su preocupación ante la situación del país, y manifestó que sigue atento a los acontecimientos y al ataque militar desencadenado desde ayer sábado contra las fuerzas de Muammar el-Gadafi, por parte de una coalición de fuerzas occidentales.

La operación, denominada Odyssey Dawn (Odisea al amanecer), fue autorizada por el Consejo de Seguridad de la ONU con la resolución 1973, y está dirigida por una coalición de cinco países, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia y Canadá, en la que participan varios países miembros y no miembros de la OTAN (entre ellos España).

Los ataques de los aviones franceses contra las posiciones antiaéreas integradas libias y las fuerzas de tierra de Gadafi colocadas cerca de Bengasi comenzó tras el avance de los ejércitos del presidente libio hacia esta ciudad, violando el alto el fuego dictado por la resolución de la ONU.

El objetivo de la coalición, fijado por las Naciones Unidas, es el de “proteger a los civiles con cualquier medio” e imponer el respeto de la zona de exclusión aérea decidida por las Naciones Unidas para impedir a las Fuerzas del coronel que elimine a los rebeldes, parapetados en las ciudades de Bengasi y Misurata.

“En los días pasados – afirmó el Papa, desde la ventana de su estudio del Palacio Apostólico Vaticano – las preocupantes noticias que llegaban de Libia han suscitado también en mi viva inquietud y temor. Hice particular oración al Señor de ello durante la semana de los Ejercicios Espirituales”.

“Sigo ahora los últimos acontecimientos con gran aprensión, rezo por aquellos que están implicados en la dramática situación de ese país y dirijo un apremiante llamamiento a cuantos tienen responsabilidades políticas y militares, para que den prioridad, ante todo, a la incolumidad y la seguridad de los ciudadanos y garanticen el acceso a los socorros humanitarios”, añadió.

“A la población deseo asegurar mi cercanía conmovida, mientras pido a Dios que un horizonte de paz y de concordia surja lo antes posible en Libia y en toda la región del norte de África”, concluyó el Papa.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación