Mons. Edoardo Viganó (Foto archivo ZENITcc)

Mons. Edoardo Viganó (Foto archivo ZENITcc)

Mons. Viganò: 'Misericordia' es el antídoto a un lenguaje que condena

En la presentación del mensaje de la Jornada de las Comunicaciones, el director de TV2000 indicó algunas normas para hacer buena televisión

Share this Entry

El mensaje del santo padre Francisco con motivo de la 50° Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, con el tema “Comunicación y Misericordia: un encuentro profundo” ha sido presentado hoy en la Sala de prensa de la Santa Sede.
Intervinieron el prefecto de la Secretaría de Comunicación de la Santa Sede, Mons. Dario Viganò, el director de la televisión de inspiración católica TV 2000, Paolo Ruffini; y la profesora Marinella Perroni, biblista y docente en Roma del Pontificio ateneo San Anselmo.
Mons. Viganò recordó que la Jornada de las Comunicaciones Sociales fue la única instituida directamente por el Concilio Vaticano II y que los 50 años de su institución resalta su importancia. Consideró que la idea ‘Comunicación y Misericordia, un encuentro profundo’ es una invitación para que la Iglesia tome conciencia de que está llamada a vivir de acuerdo con las palabras de Jesús, que anuncian una misericordia que sobrepasa todas las leyes, lo que en comunicación se llama “El rostro misericordioso de Dios en Cristo”.
Recordó también que es la primera Jornada que se celebra después de la constitución de la Secretaría de las Comunicaciones instituida por el papa Francisco, que permitirá que la Santa Sede tenga “un sistema comunicativo que responderá cada vez mejor a las exigencias de la misión de la Iglesia”.
El número uno de las comunicaciones en el Vaticano indicó además que la relación entre Iglesia y misericordia no tiene que ser una relación accidental, “sino más bien intrínseca, que toca la identidad misma de la Iglesia”. Y que para los hombres y mujeres de hoy, y para la Iglesia de Jesús, «estas son las palabras que es necesario ofrecer como antídoto a aquellas duras de los preceptos, pronunciadas por quienes denuncian el relativismo imperante y que los valores son irrevocables».
Señaló además que nuestro anuncio de la misericordia y la mediación de una experiencia de misericordia son el girasol de nuestra relación con el fundamento que es Jesús.
Cómo hacer televisión
El director de TV2000, con una larga trayectoria en televisión y en la cadena italiana RAI 3, reconoció que si bien “trabajo desde hace muchos años en el mundo de la televisión, no sé como se hace para contar las historias de misericordia a través de imágenes…” Y precisó: “Solo sé que si reducimos todo a una norma, a una regla, corremos el riesgo de no comunicar nada, y reducir las imágenes a una fría apariencia y la narración a una caligrafía”.
Por ello invitó primero a sentir la misericordia en el corazón, para así poder transmitirla a los demás. Sin reducir el mundo de la televisión a calcular el ‘share‘ o ‘audiencia’, — lo que sería una primera imperfecta respuesta a la invitación que hoy hace el Papa: crear puentes, favorecer el encuentro y la inclusión– sino a dar importancia a la calidad.
Invitó a quien hace televisión a evitar el ‘dualismo feroz de la web’, del ‘me gusta’, ‘no me gusta’, a pasar de una televisión del enfrentamiento de quien usa pedazos de memoria para construir muros, a una que ayude a no cometer los mismos errores. De una que divide entre yo y ustedes a la de nosotros. A dejar de exhibir cínicamnete el dolor de los otros para compartirlo, con discreción y respeto.
“El desafío de una comunicación televisiva fundada en la misericordia –prosiguió Mons. Viganò– está en la capacidad de ver más allá de las apariencias, que va más allá del mostrar”, con “la simplicidad de un artesano que como decía san Agustín, ve en el tronco no solamente lo que es, sino lo que será”.
“No hay peor comunicador que quien cree saber ya todo, encasillando historias y personas en esquemas abstractos. O de quien acomoda la realidad para volverla más semejante a como la querría” advirtió.
Y concluyó invitando “a contar la realidad sin rendirse a los estereotipos, o a los círculos viciosos de las condenas y de las venganzas, que como escribe el Papa, siguen atrapándonos. La misericordia es la mirada que nos vuelve libres de contar la verdad en el mundo”.
Por su parte la profesora Marinella Perroni indicó que comunicar, como explicó el Papa, requiere dos actitudes diversas, como entre el oír y el escuchar. Y entre uno y otro es necesaria la mediación del corazón, o sea de la sabiduría de la vida y del vivir. Porque “cuando la comunicación pasa por el corazón” se vuelve “ministerio de misericordia”.

Share this Entry

Sergio Mora

Buenos Aires, Argentina Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País de 2000 a 2004, colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente además de ser redactor de ZENIT colabora con diversos medios latinoamericanos.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación