Dar buen consejo al que lo necesita

Cartas desde la guerra (día 82): “no sólo tenemos el derecho sino también el sagrado deber de luchar por nuestra Patria”

“Podemos estar seguros de que la verdad tiene su fuerza propia y siempre prevalecerá sobre la mentira. Hoy rezamos para que el Señor Dios, al Espíritu Santo, siga concediendo a nuestra Iglesia el don del Espíritu Santo llamado “Consejo”. Para que todos los que dudan puedan recibir un buen consejo. Y para que los buenos consejeros puedan estar siempre a su alcance”, dice Su Beatitud Sviatoslav Shevchuk.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Kiev, 16.05.2022).- El arzobispo mayor de los greco-católicos se pronuncia hoy claramente a favor de la defensa de su país, contra la opinión del Papa de no seguir proveyendo armas a Ucrania, incluso si el Secretario de Estado y el secretario para las relaciones con los estados, de la Santa Sede, han hablado también del concepto de “guerra justa”. En esta comunicación el líder de los católicos en Ucrania habla también de una obra de misericordia: el de aconsejar al que no sabe. A continuación la comunicación en este día 82 desde el inicio de la invasión rusa.

***

¡Cristo ha resucitado!

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, hoy es lunes 16 de febrero de 2022. Hace ya 82 días que el pueblo ucraniano lucha duramente contra el agresor ruso que pisotea nuestro suelo y mata nuestra gente.

A pesar de las grandes dificultades, gracias a la bendición de Dios, el ejército ucraniano sigue luchando con éxito por su tierra, por su Patria, por sus seres queridos y por el Estado ucraniano.

Anoche recibimos la buena noticia de que nuestras tropas salieron de los alrededores de Kharkiv hacia la frontera del Estado de Ucrania. De esta manera pudieron liberar otra parte del territorio ucraniano del ocupante ruso. Sin embargo, en todo el frente oriental se están produciendo intensos combates, ataques de mucha gravedad. El enemigo está utilizando bombas de fósforo y bombas de racimo, también llamadas bombas de fragmentación, especialmente en la región de Dnipropetrovsk y esto está creando situaciones realmente arduas, circunstancias muy difíciles. El enemigo quema todo lo que puede alcanzar con su mano destructiva.
Pero Ucrania está en pie. Ucrania está luchando. Ucrania siente que nosotros no sólo tenemos el derecho sino también el sagrado deber de luchar por nuestra Patria. Rezamos especialmente por el ejército ucraniano; por nuestros soldados que sacrifican su vida por su Patria. Estamos agradecidos a nuestros capellanes militares que cumplen valientemente su sagrado servicio entre los militares en circunstancias tan difíciles.

Hoy quiero compartir con ustedes otra obra de misericordia por el bien del alma de nuestro prójimo.

Esta obra de misericordia dice “Dar buen consejo al que lo necesita”. Sabemos que dudar es algo típico para el ser humano. Y esto es bueno. Llamamos duda a la capacidad de la persona que puede caminar. La duda es característica del discípulo de Cristo que está en camino; que camina hacia el conocimiento pleno de la Verdad de Cristo; hacia la plenitud de la madurez de la vida en Cristo. La duda nos incita a aprender más profundamente, a buscar ayuda para entender cómo actuar correctamente; cómo debemos vivir. Pero… ¡qué importante que es que ante esas dudas haya alguien que pueda darnos un consejo bueno! A veces un buen consejo puede ser más valioso que cualquier bien terreno o material. Un buen consejo puede salvar. Puede salvar la vida. Puede salvar nuestras almas de la condenación eterna. Puede salvarnos del pecado y de la muerte.

Hay una cosa de la que no podemos dudar de ninguna manera y es de que el Señor Dios nos ama. El amor de Dios es cierto. Tan cierto como lo es la esperanza cristiana. La esperanza de que el Señor Dios está siempre con nosotros. El salmista David dice: “No pongáis vuestra confianza en príncipes, en un hijo de hombre que no puede salvar”. El Señor Dios en el Espíritu Santo da a ciertas personas un don especial, el Don del Consejo. Un don que se manifiesta como paternidad o maternidad espiritual. Por eso nos apresuramos tanto a buscar el consejo de nuestro padre espiritual. Nos apresuramos a buscar el consejo de nuestro padre o madre porque sabemos que él o ella nos quieren. Así como nos ama el Señor Dios. Y de esta manera, como muestra de su amor por nosotros, pueden darnos un consejo bueno, valioso y santo. Todos necesitamos de consejos espirituales y morales en esta vida terrenal. Así que no tengamos miedo de acercarnos a aquellos que están en la duda. En verdad, no dudemos en servir con el consejo a quien está dudando. Con ese consejo que el Señor Dios nos revela en nuestros corazones podemos hacer ayudar a quien busca el bien y la verdad.

Podemos estar seguros de que Ucrania triunfa y prevalecerá. Podemos estar seguros de que la verdad tiene su fuerza propia y siempre prevalecerá sobre la mentira.
Hoy rezamos para que el Señor Dios, al Espíritu Santo, siga concediendo a nuestra Iglesia el don del Espíritu Santo llamado “Consejo”. Para que todos los que dudan puedan recibir un buen consejo. Y para que los buenos consejeros puedan estar siempre a su alcance.

Oh Dios, bendice a Ucrania. Oh Dios, bendice a sus hijos. Oh Dios, concede la fuerza de Tu verdad para expulsar al enemigo del suelo ucraniano y defender nuestro hogar y nuestra tierra. Oh Dios, bendice a todas las personas que hoy intentan servir al prójimo con un buen consejo. Dales sabiduría, conocimiento y todas las demás gracias que el Espíritu Santo derrama sobre el pueblo de Dios.

La bendición del Señor y su misericordia descienda sobre ustedes por su divina gracia y amor y permanezcan ahora y siempre y por los siglos de los siglos, amén.

¡Cristo ha resucitado! ¡Verdaderamente ha resucitado!

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación