Juntos siempre es más fácil vivir la aflicción y los momentos difíciles de nuestra vida

Cartas desde la guerra (día 83): “Si la guerra continúa, nueve de cada diez ucranianos acabarán al borde de la pobreza”

“El verdadero consuelo para Ucrania será su victoria. El verdadero momento en que el Señor secará las lágrimas de los niños, las madres y los padres de Ucrania será cuando el último enemigo sea expulsado de nuestra patria. Por eso, hoy invocamos al Espíritu Santo para que nos dé fuerza, fuerza para resistir. Que el Espíritu Santo Consolador traiga la paz a Ucrania”, dice Su Beatitud Sviatoslav Shevchuk.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Kiev, 17.05.2022).- Además de profundizar en la obra de misericordia de consolar al afligido, el líder de los católicos en Ucrania refiere la situación más reciente del país que Rusia invade así como algunos gestos de consuelo que diferentes eclesiásticos han tenido hacia la iglesia católica en Ucrania. Finalmente, también advierte, con datos en manos, de lo que puede suceder si la guerra continúa.

***

¡Cristo ha resucitado!

Queridos hermanos y hermanas en Cristo

Hoy es martes, 17 de mayo de 2022, y Ucrania lleva ya 83 días de agresiones rusas a gran escala. Esta noche y el pasado día se produjeron intensos y sangrientos combates en el este de Ucrania. Las regiones de Donetsk y Luhansk están en llamas. El llamado terrorismo de cohetes continúa, y los cohetes rusos vuelven a impactar en la herida región de Chernihiv. Asimismo, el mayor ataque con misiles durante la guerra lo sufrió la región de Lviv. Y del mismo modo, nuestra región de Odessa sufre ataques con misiles, especialmente desde el Mar Negro.

Pero Ucrania se resiste. Ucrania lucha. Aunque Ucrania se enfrenta hoy a circunstancias difíciles. La guerra siempre es devastadora y, según las cifras oficiales de la ONU, si la guerra continúa, nueve de cada diez ucranianos acabarán al borde de la pobreza. Ucrania ya ha perdido gran parte de su potencial económico. Tenemos graves problemas de combustible. De hecho, el volumen de ayuda humanitaria, que se recibía al principio de la guerra, también ha disminuido considerablemente. Por lo tanto, la solidaridad, el apoyo mutuo, los esfuerzos para ayudarse mutuamente y apoyar a los que se encuentran en mayor dificultad hoy en día, son la clave de la fuerza y la estabilidad del pueblo ucraniano en lucha.

Hoy quisiera reflexionar con ustedes sobre otra obra de misericordia, que es sumamente importante para que una persona pueda soportar tiempos difíciles, para que pueda enfrentar circunstancias trágicas. Esta obra de misericordia por el alma del prójimo se llama: «Consolar al afligido». Evidentemente, la aflicción es el reflejo de una determinada condición humana. La aflicción no es un mero sentimiento. La aflicción muestra que una persona está sufriendo, está afligida, está angustiada. Cuando nos interesamos por la persona afligida, con nuestra simple atención, nuestro tiempo dedicado a ella cuando estamos a su lado, la apoyamos. Consolar al afligido no significa simplemente ayudarle a sobrevivir a este sentimiento o a caer en alguna ilusión, no. Consolar significa interesarse por él. Significa, asumir aunque sea un poco sus dificultades, sus problemas, empatizar con esta persona. Sabemos que en términos humanos la aflicción, si se comparte, disminuye, se hace más sostenible. Juntos siempre es más fácil vivir la aflicción y los momentos difíciles de nuestra vida.

Pero consolar desde el punto de vista cristiano es algo más profundo y más grande. Porque el verdadero Consolador es el Espíritu Santo. Por eso lo llamamos: ‘Consolador, Espíritu de la Verdad’. Sabemos que el verdadero consuelo no es un escape temporal de la adversidad, no, el verdadero consuelo es la eliminación de la causa del dolor. Por eso, toda la parte del libro del profeta Isaías se llama también el libro de la consolación para el pueblo, que comienza con las palabras: «Consuela, consuela a mi pueblo, que su esclavitud ha terminado».

El verdadero consuelo para Ucrania será su victoria. El verdadero momento en que el Señor secará las lágrimas de los niños, las madres y los padres de Ucrania será cuando el último enemigo sea expulsado de nuestra patria. Por eso, hoy invocamos al Espíritu Santo para que nos dé fuerza, fuerza para resistir. Que el Espíritu Santo Consolador traiga la paz a Ucrania.

Experimentamos la presencia del Espíritu Consolador, la verdadera alegría cristiana en la unidad de la Iglesia, en la Iglesia-Comunión, porque entonces compartimos, compartimos todo lo que somos, compartimos el Espíritu que descansa en nosotros y se une a los que lloran y sufren. Por eso, la comunión, la comunión del único cuerpo de la Iglesia, la unidad de la gran familia de los cristianos en todo el mundo, es algo que puede levantar nuestro ánimo y reconfortarnos cuando estamos afligidos. Esperamos la venida del Espíritu Santo, por lo que el intercambio mutuo no sólo de pensamientos, sino también de dones que tenemos como cristianos en el contexto de la comunicación internacional, de la comunidad universal de la Iglesia católica, es precioso para nosotros hoy. Porque sabemos que no estamos solos en nuestra desgracia, no estamos solos en nuestro dolor, no estamos luchando solos, porque detrás de nosotros está la gran Iglesia de Cristo y la gran familia de los pueblos cristianos de todo el mundo.

Hoy quiero agradecer a todos los que expresan su solidaridad y apoyo a nuestra Iglesia y al pueblo ucraniano. Ayer mismo recibimos una carta de solidaridad de la Conferencia Episcopal Australiana. Los obispos de Australia dejan claro quién es el criminal, señalando que durante muchos años, décadas y siglos Ucrania ha sido ofendida y destruida por las ambiciones imperiales de nuestro vecino del norte. Quisiera agradecer a los obispos, hermanos y hermanas de Australia, al obispo Mykola Bychok, obispo de los ucranianos greco-católicos en Australia, que junto con nuestra comunidad ucraniana dice la verdad al mundo, asegurando así una comunión eclesial más amplia y un apoyo que nos conforta en Ucrania en nuestra aflicción.

Hoy quiero agradecer especialmente a la Congregación para las Iglesias Orientales, perteneciente a la Curia Romana, que en estos dos meses de guerra se ha convertido en un centro de comunión, ayuda y consuelo para nuestra Iglesia y para Ucrania. Me gustaría agradecer especialmente a Su Eminencia el Cardenal Leonardo Sandri, que organizó una amplia asistencia y apoyo para todos nosotros. Su Eminencia Sandri fue el primero en llamarme el primer día de la guerra, mientras estábamos en el refugio antibombas bajo la Catedral Patriarcal, y me expresó sus palabras de solidaridad, apoyo y consuelo.

¡Dios, consuela a los afligidos! ¡Dios, sé nuestro único consuelo! ¡Dios, quita la causa de nuestra aflicción y dolor! Espíritu Santo, Consolador, consuélanos. Consuela al pueblo ucraniano y bendice a sus hijos, al ejército ucraniano, a los que luchan contra el mal.

Que la bendición del Señor sea sobre ti, con su gracia y amor por la humanidad ahora y siempre y para siempre. Amén.

¡Cristo ha resucitado! Ha resucitado de verdad.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación