Dona ahora!

María Puerta Del Amanecer Vilnius © Vatican Media

¡Camino de Esperanza durante el confinamiento! (1)

¡Con él, miremos la Estrella!

El Señor es nuestra ayuda!

En este hermoso día de la Fiesta de la Anunciación, en la soledad del confinamiento, pienso en San Bernardo, enamorado de la vida solitaria y monástica. Este cisterciense obviamente dio sentido a esta soledad que se había impuesto a sí mismo. Al reanudar su oración a María, está claro que él compartió muchos de nuestros sentimientos en estos días. ¡Con él, miremos la Estrella!

“María es la estrella noble, cuyos rayos iluminan el mundo entero, cuyo esplendor brilla en los cielos y penetra en el inframundo; Ilumina el mundo y calienta almas, Inflama las virtudes y consume los vicios. Brilla por sus méritos e ilumina por sus ejemplos.

 Oh, tú que te ves sacudido en el transcurso de este siglo, en medio de las tormentas y de las tempestades de una manera más peligrosa que si estuvieras caminando sobre la tierra, no desees alejarte del resplandor de esta estrella si no quieres hundirte en las tempestades

Si los vientos de la tentación se elevan, si te encuentras con los arrecifes de la tribulación, mira a la estrella e invoca a María. Si estás abrumado por el orgullo, la ambición, la denigración y los celos, mira a la estrella y clama a María. Si la ira, la codicia o las fantasías de la carne sacuden la nave de tu mente, mira a María. Si, abrumado por la enormidad de tus crímenes, confundido por la fealdad de tu conciencia, asustado por el horror del juicio, comienzas a hundirte en el abismo de la tristeza, en el abismo de la desesperación, piensa en María.

Que su nombre no abandone tus labios, que no abandone tu corazón y, para obtener el favor de sus oraciones, no olvides los ejemplos de su vida. Al seguir a María, no nos desviamos, al rezarle no nos desesperamos, al pensar en ella no nos equivocamos. Si ella te toma de la mano, no caerás; si te protege, no temerás; si te guía, no experimentarás fatiga; si está contigo, estás seguro de llegar a la meta: así comprenderás, según tu propia experiencia, cuán correcta es esta palabra: “El nombre de la Virgen era MARÍA” (Lc 1:27). Amén!”

San Bernardo de Claraval (1090-1153)

Canónigo Denis METZINGER

– 25 de marzo de 2020.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación