Dona ahora!

El papa Francisco cambió su escudo en un detalle

El lugar del racimo de uva, optó por la vara de nardo en honor a san José

Como obispo de Buenos Aires, el cardenal argentino Jorge Bergoglio había elegido un lema y un escudo. Sin embargo, aunque mantuvo en lo esencial su escudo episcopal, lo cambió en un detalle que alude al inicio de su pontificado. Por ello, lo que aparentemente se ve como un racimo de uva ha sido reinterpretado como una flor de nardo, para aludir a la vara de esta flor, símbolo de castidad, que porta san José en la iconografía tradicional.

El escudo

En los rasgos, esenciales, el papa Francisco ha decidido conservar su blasón anterior, elegido desde su consagración episcopal y caracterizado por una línea sencilla.

El escudo azul está coronado por los símbolos de la dignidad pontificia, iguales a los queridos por su predecesor Benedicto XVI (mitra colocada entre las llaves en aspa de oro y de plata, entrelazadas por un cordón rojo). En lo alto, destaca el emblema de la orden de procedencia del papa, la Compañía de Jesús: un sol radiante y resplandeciente marcado con las letras, en rojo, IHS, monograma de Cristo. La letra H está coronada por una cruz, abajo tres clavos en negro.

En la parte baja se encuentran la estrella y la flor de nardo. La estrella, según la antigua tradición herádica simboliza a la Virgen María, madre de Cristo y de la Iglesia universal. En la tradición iconográfica hispánica, de hecho, san José es representado con una vara de nardo en la mano. Poniendo en su escudo tales imágenes, el papa ha querido expresar su propia particular devoción hacia la Virgen Santísima y San José.

En su escudo episcopal la estrella era Nuestra Señora y a su derecha, estaba el racimo de uva, de claro significado evangélico.

El lema

El lema del santo padre Francisco se toma de las Homilías de san Beda el Venerable, sacerdote (Om. 21; CCL 122, 149-151), el cual, comentando el episodio evangélico de la vocación de san Mateo, escribe: “Vidit ergo Iesus publicanum et quia miserando atque eligendo vidit, ait illi Sequere me” (Vio Jesús un publicano y como le miró con sentimiento de amor y lo eligió, le dijo: Sígueme)

Esta homilía es un homenaje a la misericordia divina y es reproducida en la Liturgia de las Horas de la fiesta de san Mateo. Reviste un significado particular, la presencia amorosa de Dios, que con mirada de tierno amor, lo llamaba a la vida religiosa, sobre el ejemplo de san Ignacio de Loyola.

Una vez elegido obispo, monseñor Bergoglio, en recuerdo de tal evento que marcó los inicios de su total consagración a Dios en su Iglesia, decide elegir, como lema y programa de vida, la expresión de san Beda miserando atque eligendo, que ha querido reproducir también en el propio escudo pontificio.

About Nieves San Martín

Ciudad Real, España. Diplomada en Estudios Avanzados (Universidad de Almería); máster en Sistemas y Tecnologías de la Comunicación en las Organizaciones (Universidad de Ferrara, Italia, 2006); licenciada en Ciencias de la Información, rama periodismo (Universidad Complutense de Madrid, España, 1982); licenciada en Ciencias de la Educación, mención Física y Matemática (Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, Venezuela, 1971) 2º premio Inserso 1985 por el conjunto de artículos publicados en el diario YA bajo el título "Urge quitar barreras a los minusválidos"; Medalla y diploma de Cruz Roja de Madrid 1986 por "la extraordinaria colaboración prestada a la organización de los actos de la Semana de la Cruz Roja en Madrid"; Accesit de UNICEF 1989 por el artículo "La convención sobre los derechos del niño prohíbe ejecutar a menores de 18 años", publicado el 8 de septiembre de 1989, en el diario YA; Diploma por la colaboración prestada, y nombramiento de "socia protectora" de la Asociación Madrileña de Ayuda al Minusválido (Madrid, 1984). Trabajó en Roma como traductora para el Vatican Information Service (1997). Consejera técnica de la ministra de Asuntos Sociales Matilde Fernández, en el Gobierno de Felipe González, y redactora jefe del Gabinete de Comunicación de la Ministra, 1991-1993. Redactora de temas sociales y luego jefa de la Sección de Asuntos Sociales y Religión, en el diario YA de Madrid, entre 1982-1990 y 1993-1996. Redactora y coordinadora de la Sección de América Latina de la revista Vida Nueva, 1982-1983 y colaboradora y coordinadora de la sección de América Latina en la misma publicación, 1983-1987. Redactora de temas políticos y sociales de la revista Crítica, 1977-1982. Entre 1971 y 1976, profesora de Física y Matemática en Enseñanza Media, en las ciudades venezolanas de Caracas, Valencia, y Mérida. Publicaciones: Matilde Huici, la tercera mujer, Narcea SA de Ediciones, Madrid 2009; Victoria Díez, una vida entre dos fuegos, editorial Sekotia, Madrid 2011.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación