Dona ahora!
© Cathopic

© Cathopic

Padre Antonio Rivero: “¡Fuera la hipocresía de nuestra vida!”

Octavo Domingo del Tiempo Ordinario

Ciclo C

Textos: Eclesiástico 27, 4-7; 1 Co 15, 54-58; Lc 6, 39-45

Antonio Rivero, L.C. Doctor en Teología Espiritual, profesor en el Noviciado de la Legión de Cristo en Monterrey (México) y asistente del Centro Sacerdotal Logos en México y Centroamérica, para la formación de sacerdotes diocesanos.

Idea principal: Dejemos la hipocresía de nuestra vida.

Síntesis del mensaje:Hoy Cristo nos quiere curar de la hipocresía. Nos alerta para que evitemos ese gran defecto en nuestras vidas. La hipocresía es mentira, falsedad, truco, máscara, falseamiento. El hipócrita finge un sentimiento, creencia u opinión. A la hipocresía se le contrapone la transparencia o la honestidad, cuando una persona es totalmente coherente entre sus pensamientos y sus acciones y no tiene “dobles discursos”.

Puntos de la idea principal:

En primer lugarsomos hipócritas cuando queremos guiar a los otros, siendo nosotros ciegos por la soberbia, el orgullo y la prepotencia. Es la hipocresía del liderazgo, que quiere llevar la voz cantante, pero su testimonio y conducta desdicen sus palabras y orientaciones. Líder político hipócrita es aquel que en vez de buscar el bien común sólo busca su propio provecho, esquilmando a sus ciudadanos súbditos y jugando la carta del oportunismo, clientelismo, favoritismo.

Líder social hipócrita es aquel que en vez de tener las competencias, habilidades y destrezas para conducir un proyecto, para invitar a otros con dicho proyecto, de formar nuevos líderes para que lancen sus proyectos en bien de la sociedad, sólo mira su propio provecho y corta las alas a otros, por envidia de transferir lo que está haciendo para que otros líderes en otras situaciones puedan ejercer un nuevo liderazgo. Líder religioso hipócrita es aquel que predica pero no cumple, exige a los demás pero es indulgente consigo mismo, condena pero él tiene una vida doble.

Líder comunitario hipócrita es aquel que utiliza la relación con Dios como objeto de vanagloria personal; busca los mejores puestos para él y pone la zancadilla al otro, tal vez más cualificado que él. Cristo fue muy duro con esos que eran los maestros y jefes de su tiempo. Y de ellos dijo:Guardaos de la levadura de los fariseos, que es la hipocresía. Nada hay encubierto que no haya de ser descubierto ni oculto que no haya de saberse”  (Lucas 12, 1-3). Alguien también dijo: “La hipocresía es el homenaje que el vicio tributa a la virtud” (François De La Rochefoucauld, Pensamientos). Miremos a Cristo modelo de líder auténtico e íntegro que nos conduce a la eternidad, a nosotros que somos ciegos.

En segundo lugar, somos hipócritas cuando queremos quitar la mota del ojo del hermano, cuando tenemos una viga en el nuestro. Es la hipocresía de la caridad sin misericordia ni comprensión. Los seres humanos, hombres y mujeres de toda clase y condición, tenemos una inclinación malsana y persistente, a criticar a los otros. Vemos con mucha facilidad, tal vez más de la que quisiéramos, los defectos y las malas acciones que quienes están a nuestro alrededor tienen y realizan, y ello nos lleva a criticarlos – en nuestro corazón y de viva voz -, por una razón o por otra, la mayoría de las veces con gran dureza.

Olvidamos por completo que también nosotros tenemos defectos, y que nuestras fallas pueden ser incluso más graves que las de quienes criticamos. Entonces nos erigimos en jueces que juzgan y condenan sin piedad a todo el que se nos pone delante, a la vez que nos hacemos “los de la vista gorda” con nuestra propia conducta, o buscamos el modo de justificarla para que sea aceptada sin más.Criticar a los demás, por una razón o por otra, en un sentido o en otro, es fácil, muy fácil. No exige mayor esfuerzo de nuestra parte, y siempre habrá para nosotros un motivo que lo “justifique”, una razón que lo respalde, al menos en apariencia. Pero la vida cristiana auténtica, el seguimiento fiel de Jesús como discípulos suyos, no busca lo que es fácil o lo que nos queda cómodo, sino lo que es bueno, lo que se ajusta a la voluntad de Dios, que nos ama a todos como hijos y quiere que vivamos como verdaderos hermanos, en el amor y el respeto mutuos. Que en este año de la misericordia nuestro corazón se dilate por la caridad.

Finalmente, somos hipócritas cuando aparentamos dar buenos frutos, cuando en realidad son frutos podridos o a punto de pudrirse. Es la hipocresía de la humildad, que aparenta lo que no es, y cuando se escarba un poco nos encontramos con frutos engusanados. A la mayoría de las personas no les interesa lo que se es, sino como le ven; les interesa la imagen más que la realidad. Y así, el hombre de la sociedad se lanza a participar en la carrera de las apariencias, es el típico juego de quién causa mejor impresión. El mundo es un inmenso estadio en el que el orgullo de la vida juega el gran mach de las etiquetas, formas sociales, exhibición económica, para competir por la imagen social. Combate en el que a los hombres no les interesa ser ni siquiera tener sino aparecer.

La mayoría de las tristezas del hombre nacen a causa de esa imagen que quiere proyectar a los demás. Su imagen está a tal punto identificada con su persona, que si su imagen se ve amenazada sienten una verdadera angustia, porque muerta su imagen, ellos tendrán la sensación de haber muerto. Frecuentemente, antes de que nadie diga nada ya están dando explicaciones sobre su conducta para preservar su efigie. Tienen pavor a la crítica, los reparos que se hacen contra sus ideas ellos la interpretan como un ataque contra sus personas. Si son heridos en su figura se sienten amenazados en toda su existencia.

No es posible la paz interior ni el amor fraterno en tales circunstancias. Gran parte de nuestras energías son quemadas en el altar de los sueños irreales. Porque lo importante para la mayoría de las personas no es el realizarse, sino el que me vean realizado, que la opinión pública me considere triunfante y campeón. Y así, subidos al potro de la mentira vamos galopando sobre mundos irreales temerosos y ansiosos. Todo lo aquí dicho son frutos podridos, de los que habla Jesús en el evangelio de hoy. Nos iría bien un espejo limpio para mirarnos la cara. Ese espejo es la Palabra de Dios, que nos va orientando día tras día y nos enseña cuáles son los caminos del Señor. Si ejercitamos esta autocrítica con nosotros mismos, seguro que seremos más benignos y misericordiosos con los demás.

Para reflexionar: ¿Qué manifestaciones de hipocresía se asoman en mi vida? ¿Cómo debo reaccionar ante esto? ¿Soy consciente de que las palabras más duras de Jesús fueron dirigidas justamente a personas hipócritas? ¿Qué gano con la hipocresía a nivel personal, familiar, profesional? 

Para rezar: aprovechemos esta oración de Martha Fernández-Sardina, católica de Estados Unidos

De la ceguera espiritual, líbrame Señor.
De duplicidades e hipocresía, líbrame Señor.
De descuidar lo imprescindible por lo prescindible, líbrame Señor.
De descuidar el derecho, la compasión y la sinceridad, líbrame Señor.
De la falta de humanidad, líbrame Señor.
De negar a otros tu misericordia, líbrame Señor.
De no vivir en la verdad, líbrame Señor.
De mentirme, mentirte y mentirles a otros, líbrame Señor.
De guardar apariencias, líbrame Señor.
De aparentar ser quien no soy, de creer ser quien no soy, de querer ser quien no soy, líbrame Señor.
De la hipocresía en sus múltiples y variadas manifestaciones, líbrame Señor.
De no honrarte a Ti y a mi prójimo con mi vida, líbrame Señor.
Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Para cualquier duda, pregunta o sugerencia, aquí tienen el email del padre Antonio, arivero@legionaries.org

About Antonio Rivero

BIOGRAFIA DEL PADRE ANTONIO RIVERO El padre Antonio Rivero nació en Ávila (España) en 1956. Entró a la congregación de los Legionarios de Cristo en 1968 en Santander (España). Se ordenó de sacerdote en Roma en la Navidad de 1986. Es licenciado en Humanidades Clásicas en Salamanca, en Filosofía por la Universidad Gregoriana de Roma y en Teología por la Universidad de santo Tomás también en Roma. Es doctor en Teología Espiritual por el Ateneo Pontifico Regina Apostolorum (Roma) donde defendió su tesis el 16 abril del año 2013 sobre la dirección espiritual en san Juan de Ávila, obteniendo “Summa cum laude”. Realizó su ministerio sacerdotal como formador y profesor de Humanidades clásicas en el seminario en México y España. Fue vicario parroquial en la ciudad de Buenos Aires durante doce años. Durante diez años fue director espiritual y profesor de teología y oratoria en el Seminario María Mater Ecclesiae en são Paulo (Brasil), formando futuros sacerdotes diocesanos. Actualmente es profesor en el Noviciado de la Legión de Cristo en Monterrey (México) y ayuda en el Centro Logos, en la formación de sacerdotes y seminaristas diocesanos. Ha dedicado y dedica también parte de su ministerio sacerdotal a los Medios de Comunicación Social. Ha publicado trece libros: Jesucristo, Historia de la Iglesia, Los diez mandamientos, Breve catequesis y compendio de liturgia, El tesoro de la Eucaristía, El arte de la predicación sagrada, La Santísima Virgen, Creo en la Vida eterna, Curso de Biblia para laicos, Personajes de la Pasión, G.P.S (Guía Para Santidad, síntesis de espiritualidad católica), Comentario a la liturgia dominical ciclo A, Comentario a la liturgia dominical ciclo B. Ha grabado más de 200 CDs de formación. Da conferencias en Estados Unidos sobre pastoral familiar, formación católica y juventud. Y finalmente imparte retiros y cursos de formación a religiosas, seminaristas y sacerdotes diocesanos en México, Centroamérica y donde le invitan.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación