Dona ahora!
Casa de Santa Genoveva Torres Morales

Casa de Santa Genoveva Torres Morales

Santa Genoveva Torres Morales, 5 de enero

Consoladora de las ancianas y de las personas afligidas

«Su experiencia personal de dolor, con una pierna amputada, graves problemas familiares, y soledad le dispusieron para acoger la Obra a la que Dios la había destinado: ser consoladora de las ancianas y de las personas afligidas» 

Originaria de Almenara, Castellón, España, nació el 3 de enero de 1870. De familia humilde, desde temprana edad experimentó el dolor de la separación de sus padres y cuatro de sus cinco hermanos. Entonces tenía 8 años y, de la noche a la mañana, tuvo que afrontar con decisión y madurez el cuidado de la casa y de su hermano. La catequesis era el único momento de esparcimiento que cabía en su vida. Tanto peso y esfuerzo le pasaron pronto la factura. Enfermó gravemente y ofreció a Cristo sus intensos dolores. Nada pudo hacerse por su pierna izquierda ya que cuando los familiares se dieron cuenta solo cabía su amputación. La intervención se efectuó sin anestesia. Estuvo a punto de morir, pero esa experiencia hizo de ella una mujer abnegada y paciente en el dolor, alegre, generosa y desprendida, deseosa de cumplir la voluntad de Dios; y lo hizo con piedad y buen humor, sin queja alguna. Durante años todo su quehacer fue doméstico, amasado en rezos y lecturas espirituales. Una funesta caída en 1885 cubrió su cuerpo de llagas. Entonces su hermano, que había enviudado y contraído nuevas nupcias, se separó de ella para no importunar a la esposa que no deseaba hacerse cargo de Genoveva.

De modo que tenía 15 años cuando ingresó en la «casa de Misericordia» de Valencia de las Carmelitas de la Caridad. Nueve años más tarde mostró su deseo de formar parte de la comunidad, pero no fue admitida a causa de su imposibilidad física. Dios le tenía reservado fundar otra Orden. Tuvo en cuenta el gravísimo y doloroso problema de la soledad y el abandono que frecuentemente acucia a personas de edad avanzada que, o bien no tienen familiares o no hay quien quiera hacerse cargo de ellas. Así pues, persiguiendo la voluntad de Dios, y sin haber intentado ingresar en ninguna otra Orden, dejó el orfanato y se trasladó a un domicilio junto a dos compañeras con las que comenzó a ejercitar obras de piedad. Con la costura se procuraba el sustento, hasta que en 1911 abrió una casa para acoger a mujeres que vivían en soledad. Contribuirían con su pensión y recibirían un trato delicado lleno de atenciones.

Sustentaba la Sociedad Angélica la adoración nocturna de la Eucaristía. De esta obra la designaron directora, pero ella se decía a sí misma: «¿Quién soy yo? Más nada que nadie».Estaba convencida de que la Obra precisaba «un gigante de mujer con corazón de hombre». La humildad era su corona. Y aunque no se sintiera digna de asumir esa misión, lo cierto es que la fundación se extendió por Madrid, Barcelona, Bilbao, Santander, Pamplona y otras Provincias. En 1915 comenzaron a profesar privadamente. Y en 1925 la primitiva Sociedad Angélica fue erigida Instituto religioso diocesano, profesando Genoveva junto a 18 religiosas ante el arzobispo de Zaragoza, donde quedó fijada la sede generalicia, hallándose al frente de ella como madre general. Acompañó, confortó y animó a sus hijas durante la Guerra Civil española, y dio cobijo en la casa de Valencia a muchas personas que pudieron perder la vida. Llena de confianza y con gran decisión impulsó la recuperación de las casas que habían sido afectadas por la contienda, sacándolas adelante.

Fomentó el amor a la Eucaristía, se entregó por entero a los demás, y logró que las residencias de mayores se convirtieran en un remanso de paz para todas las mujeres solitarias y afligidas a las que acogieron. Decía: «No damos prueba de que amamos a Dios, si por una pequeña dificultad dejamos de servirle con fidelidad. Para hacer frente a las dificultades es necesaria la fortaleza».Había tenido siempre el consuelo de la oración, a la que se sentía inclinada:«Por la gracia de Dios siento atractivo para orar y por intercesión de la Santísima Virgen pido a Dios que me acreciente más y más este atractivo. Porque, si bien por la misericordia de Dios todo lo creado me lleva a El, lo saqué de la constancia en la oración en medio de las dificultades y miedos para tenerla».En 1953 la obra obtuvo el «Decretum Laudis» en Roma. Ella cesó en sus funciones en 1954 y se puso a merced de la nueva madre general. A lo largo de 1955 sus escasas fuerzas iban decayendo y, tras un ataque de apoplejía que le sobrevino en Navidad y del que mejoró transitoriamente, murió en Zaragoza el 5 de enero de 1956. Fue canonizada en Madrid por Juan Pablo II el 4 de mayo de 2003.

About Isabel Orellana Vilches

Isabel Orellana Vilches Misionera idente. Doctora en Filosofía por la Universidad Autónoma de Barcelona con la tesis Realismo y progreso científico en la epistemología popperiana. Ha cursado estudios de teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Con amplia actividad docente desde 1986, ha publicado libros como: Realismo y progreso científico en la epistemología popperiana, Universitat Autònoma de Barcelona, 1993; El evangelio habla a los jóvenes, Atenas, Madrid, 1997; Qué es... LA TOLERANCIA, Paulinas, Madrid, 1999; Pedagogía del dolor. Ensayo antropológico, Palabra, Madrid, 1999; En colaboración con Enrique Rivera de Ventosa (†) OFM. Cap. San Francisco de Asís y Fernando Rielo: Convergencias. Respuestas desde la fe a los interrogantes del hombre de hoy, Universidad Pontificia, Salamanca, 2001; La "mirada" del cine. Recursos didácticos del séptimo arte. Librería Cervantes, Salamanca, 2001; Paradojas de la convivencia, San Pablo, Madrid, 2002; En la Universidad Técnica Particular de Loja, Ecuador, ha publicado: La confianza. El arte de amar, 2002; Educar para la responsabilidad, 2003; Apuntes de ética en Karl R. Popper, 2003; De soledades y comunicación, 2005; Yo educo; tú respondes, 2008; Humanismo y fe en un crisol de culturas, 2008; Repensar lo cotidiano, 2008; Convivir: un constante desafío, 2009; La lógica del amor, 2010; El dolor del amor. Apuntes sobre la enfermedad y el dolor en relación con la virtud heroica, el martirio y la vida santa. Seminario Diocesano de Málaga, 2006 y Universidad Técnica Particular de Loja, Ecuador (2007). Cuenta con numerosas colaboraciones en obras colectivas, así como relatos, cuentos, fábula y novela juvenil, además de artículos de temática científica, pedagógica y espiritual, que viene publicando en distintas revistas nacionales e internacionales. En 2012 culminó el santoral Llamados a ser santos y poco más tarde Epopeyas de amor prologado por mons. Fernando Sebastián. Es la biógrafa oficial del fundador de su familia espiritual, autora de Fernando Rielo Pardal. Fundador de los Misioneros Identes, Desclée de Brouwer, Bilbao, 2009. Culmina la biografía completa. Tiene a su cargo el santoral de ZENIT desde noviembre de 2012.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación