El Papa pide perdón a indígenas de Oceanía y por los abusos de sacerdotes

«Mea culpa» en la exhortación post-sinodal «Iglesia en Oceanía»

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 23 noviembre 2001 (ZENIT.org).- En su exhortación apostólica «Iglesia en Oceanía», Juan Pablo II hace una petición de perdón a las poblaciones autóctonas del continente, así como a quienes han sido víctimas de abusos por parte de religiosos o sacerdotes.

El documento, que recoge las conclusiones del primer Sínodo de Oceanía celebrado en Roma entre noviembre y diciembre de 1998, fue publicado este jueves por el mismo pontífice, quien lo envió personalmente a las diócesis del continente menos poblado del planeta por correo electrónico.

Indígenas
Por lo que se refiere a las poblaciones autóctonas, el Santo Padre escribe en el número 28: «Cada vez que gobiernos y sus organismos o incluso comunidades cristianas han ocultado la verdad, los daños causados a las poblaciones deben ser honestamente reconocidos».

Por este motivo, revela, «el Sínodo ha apoyado la creación de una «Comisión de la verdad» que sirva para encontrar a encontrar una solución allá donde sea útil a las injusticias históricas y favorecer la reconciliación en el seno de la comunidad o de la nación».

El Papa explica el espíritu de reparación que debe animar esta iniciativa: «El pasado no puede borrarse, pero el reconocimiento honesto de las injusticias pasadas puede llevar a tomar medidas y actitudes que ayuden a corregir sus consecuencias nefastas ya sea en el seno de la comunidad autóctona o de toda la sociedad».

La petición de perdón solemne del Papa tiene lugar con estas palabras: «La Iglesia expresa profundo pesar y pide perdón en aquellos casos en que sus hijos hayan sido o sigan siendo responsables de estos errores».

El documento post-sinodal resalta, por otra parte, la defensa que la Iglesia siempre hará de las culturas autóctonas de la región, destacando la de los aborígenes australianos y los maoríes de Nueva Zelanda.

«La Iglesia apoyará la causa de todos los pueblos indígenas que buscan un reconocimiento justo y equilibrado de su propia identidad y de sus propios derechos» afirma el documento.

Abusos
Los abusos sexuales, que en algunos casos han tenido por culpables a sacerdotes, es el objeto de la segunda petición de perdón que presenta «Iglesia en Oceanía» en el número 49.

El Papa expone los hechos: «En ciertas partes de Oceanía abusos sexuales cometidos por sacerdotes o religiosos han provocado a sus víctimas grandes sufrimientos y heridas espirituales. Esto ha sido dramático para la vida de la Iglesia y se ha convertido en un obstáculo para la proclamación del Evangelio».

«Los padres sinodales [participantes en la asamblea episcopal de Oceanía] han condenado todo abuso sexual y todas formas de abuso de poder, ya sea dentro de la Iglesia ya sea en el resto de toda la sociedad. En la Iglesia, los abusos sexuales están en contradicción total con la enseñanza y el testimonio de Jesucristo».

Por este motivo, explica el pontífice, «los padres sinodales han deseado pedir perdón sin reservas a las víctimas por los sufrimientos y el dolor que les han causado».

«La Iglesia en Oceanía busca procedimientos abiertos y justos para responder a las denuncias en este campo, y se compromete sin equívocos a ser comprensiva y a ofrecer una ayuda efectiva a las víctimas, a sus familias, a toda la comunidad y a los mismos culpables», concluye.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación