Concluye una etapa del «Diálogo Argentino»

Había estado asistida por los obispos

Share this Entry

BUENOS AIRES, 9 octubre 2002 (ZENIT.orgAica).- Según el obispo argentino de Posadas, monseñor Juan Rubén Martínez, «es importante aclarar que ya concluyó» la etapa del denominado Diálogo Argentino en la que «los obispos prestamos el ámbito espiritual para facilitar el diálogo entre toda la dirigencia», y de la que surgieron las «Bases para las reformas».

«En esta nueva etapa –subrayó citando el documento «La Nación que queremos», que el episcopado dio a conocer hace algunos días– los obispos queremos animar, alentar e iluminar este camino en el cual los laicos cumplirán el importante papel que les corresponde».

«El diálogo –añadió– la Iglesia lo continuará realizando como parte necesaria de su acción evangelizadora, tratando de extenderlo a cada rincón del país”.

En otra parte de su mensaje dominical, monseñor Martínez sostuvo que la patria «está herida por muchos frutos agrios. Nosotros somos responsables, sobre todo los cristianos, de dar frutos de diálogo, de justicia y de paz».

En los momentos que vive el país, se necesitan cristianos «que den frutos de santidad, sobre todo en relación al bien común, para renovar nuestra patria». En tal sentido, exhortó sobre todo a promover «la cultura del trabajo, el espíritu de sacrificio, el empeño perseverante, la creatividad, el sentido de justicia el respeto por la ley y la fidelidad a la palabra dada». También «la reconciliación, el diálogo y la amistad social».

Por último, reconoció que se verifican «algunas deficiencias en la acción evangelizadora que nos deben llevar a revisar y mejorar nuestra tarea educativa y catequística, sobre todo en temas de moral social».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")