La respuesta de la Iglesia en la India a las corrientes fanáticas

Entrevista con el cardenal Ivan Dias, arzobispo de Bombay

Share this Entry

BOMBAY, 29 octubre 2002 (ZENIT.org).- El desafío del diálogo interreligioso para la Iglesia en la India pasa por un diálogo basado en hechos concretos, esto es, predicar una fe basada en obras, constata el arzobispo de Bombay, cardenal Ivan Dias.

En una entrevista publicada en el último número de Città Nuova, el purpurado aborda la situación del cristianismo en el país, estos últimos años marcada por la violencia, la evangelización en Asia y el crucial papel de los laicos en el tercer milenio.

–La Iglesia católica de la India se encuentra en estos últimos años frente a un rostro inédito del hinduismo: el violento. ¿Cómo reacciona?

–Cardenal Ivan Dias: El hinduismo ha estado siempre abierto a todos los valores sin mirar su procedencia. Sin embargo, nunca han faltado pequeños grupos de fanáticos que no aceptaban esta filosofía general. Actualmente, estas minorías hindúes quieren hacer de la India lo mismo que en Pakistán en tiempos de la independencia, en 1947, cuando pretendían que la India se transformara en un país hindú. Se proponen falsas teorías, como que antes de que llegara el cristianismo, todo era hindú… Estos grupos, con la violencia y otros medios, están intentando que prevalezca su punto de vista.

Hemos tenido que hacer frente a estos grupos especialmente en los últimos tres años, desde que se desencadenó cierta violencia contra los cristianos. En el fondo se da una filosofía particular que quiere que en todo el país haya una sola religión. Su actuación violenta va contra el ethos del pueblo indio y contra los padres fundadores como Gandhi, como Nerhu, quienes quisieron proclamar un estado laico, con derechos iguales para todas las religiones. Y quisieron proteger a las minorías con normas especiales: libertad de religión, libertad de educación, libertad de asociación…

–En este contexto de incertidumbre, ¿cuál es el estado del diálogo interreligioso en la India?

–Cardenal Ivan Dias: Existen tanto en el episcopado como a nivel diocesano iniciativas dignas de elogio. En el plano local, este diálogo es importante, porque el de la conferencia episcopal no es tanto un contacto interreligioso cuanto con el poder público.

Se puede decir que, en general, existe apertura por parte de los no cristianos, porque la Iglesia es «católica» de modo especial y testimonia la universalidad a través de sus obras. Así, no se trata tanto de la fe predicada, sino de la fe puesta en práctica que dialoga. Por ejemplo, una madre Teresa que ama, que abraza a todos, para los hindúes es un ejemplo concreto, como por otra parte lo son los cristianos que trabajan con los leprosos.

Ello molesta a los grupos fanáticos. Hace dos años quemaron vivo a un misionero protestante australiano que trabajaba con los leprosos con el pretexto de que realizaba conversiones. Y mataron también a sus dos hijos. A pesar de ello, su esposa y su hija continúan viviendo en la India y siguen su trabajo. Esto es testimonio.

Hay dos modos de dialogar: el intelectual, según las ideas, y el práctico, que se realiza trabajando juntos. Cuando los hindúes y los musulmanes abrazan su fe. No debemos y no queremos esconder nuestra identidad: aquello que nos motiva para hacer lo que hacemos, tanto en los hospitales como en las escuelas u obras sociales, es Cristo.

–¿Cuál es el mejor modo de dialogar? ¿Y el de mantener la propia identidad?

–Cardenal Ivan Dias: Enseñar lo que predicamos con los hechos. Por ejemplo, la primera palabra pronunciada por la esposa del australiano protestante asesinado fue de perdón. Estos son los gestos que muestran que verdaderamente somos seguidores del Evangelio: «Amad a vuestros enemigos». Y también teniendo abiertas las escuelas, permitiendo el acceso a quienes no tienen nuestra tradición religiosa, se lleva a cabo un modo de evangelización indirecto en el que se presenta cómo somos.

–La regla de oro presente en las diferentes religiones –«No hagas a los demás lo que no quisieras que te hicieran a ti»–, ¿cree que es una pista para poner en práctica?

–Cardenal Ivan Dias: Es esencial, porque si no sólo habrá un diálogo paralelo, sin encuentro. Pero si uno sigue la regla de oro se encuentra con el otro sin mezclar las cosas; cada uno desde su postura y mediante el respeto en nuestras escuelas, quieren ser educados por maestros cristianos aunque no abracen la posición de los demás, comprendiéndose mejor uno al otro. Este es el secreto de la convivencia pacífica, alegre, armoniosa y amorosa.

–El Papa ha declarado que el siglo XXI será el siglo de la evangelización de Asia.

–Cardenal Ivan Dias: Estoy más que seguro. Las dificultades son buena señal. En Asia, la Iglesia está presente en el 3% de la población, si bien el 14% del episcopado mundial se encuentra en Asia, así como el 33% de los novicios y novicias, el 25% de las religiosas, el 10% de los sacerdotes diocesanos…

La del Santo Padre es una profecía que ya se está realizando. La India es la cuarta Conferencia Episcopal mundial. En Vietnam la Iglesia es fuerte, aunque sufre aflicción. En Corea del Sur está galopando, igual que en Indonesia; por lo tanto también abundan las vocaciones, como en la India, que cuenta con 23.000 sacerdotes y 80.000 religiosas. En el futuro a nosotros nos concierne prestar atención a la calidad, porque es fácil que los valores mundanos se introduzcan en nuestro modo de ser y nos deterioren.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación