Primeros contactos del cardenal Etchegaray con el gobierno iraquí

BAGDAD, 12 febrero 2003 (ZENIT.org).- El cardenal Roger Etchegaray, enviado especial de Juan Pablo II a Irak, confirmó este miércoles que se encontrará con Sadam Huseín para entregarle en mano una carta del Papa.

Share this Entry

Tras una reunión mantenida con el vicepresidente Taha Yassin Ramadan y con el viceprimer ministro Tarek Aziz, el purpurado vasco-francés consideró que los contactos con el Gobierno iraquí están sirviendo para comprobar «la importancia que implica un clima de confianza entre nosotros».

El cardenal francés tiene el mandato del Papa recordar a las autoridades del país las graves responsabilidades que tienen para evitar la guerra y el cumplimiento de sus deberes internacionales, según explicó una nota publicada por la Santa Sede el domingo pasado.

Antes del encuentro con los representantes iraquíes el cardenal Etchegaray aclaró ante la prensa: «He venido para una misión espiritual de paz. Todos deseamos la paz».

El cardenal celebró una misa en la iglesia caldea de San José de Bagdad en la que rezó por la paz.

Para los más de 500.000 católicos de Irak, en su mayoría de rito caldeo, la visita del purpurado es un signo de esperanza, como ha confirmado monseñor Shlemon Warduni en declaraciones a Radio Vaticano.

«Para todos los cristianos de Irak es una gran gracia y una gran esperanza, pues –como todos sabemos, el Papa quiere mucho a Irak, no deja pasar una ocasión para hablar de Irak, y de la paz, pues como dijo el otro día la guerra no lleva a nada, mientras que la paz es el fundamento del bien de la humanidad».

«Ciertamente el pueblo iraquí está viviendo una situación muy difícil –añade–. Rezamos para que el Señor envíe la paz y no venga la guerra. ¿Qué podemos hacer? Nos abandonamos en las manos del Señor y de todos los que actúan con buena voluntad».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación