El secreto del optimismo, hacer el bien por amor a Dios; según el Papa

Medita en la audiencia general en el Salmo 91, alabanza al Dios creador

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 3 septiembre 2003 (ZENIT.org).- El secreto de la felicidad y del optimismo está en hacer el bien por amor a Dios, asegura Juan Pablo II.

Así lo explicó este miércoles a los 9.000 peregrinos que participaron en la semanal audiencia general, en el Vaticano, dedicada a meditar sobre el Salmo 91, himno del pueblo judío de alabanza al Dios creador.

En la composición bíblica, de carácter poético, se confrontan reiteradamente el bien y el mal, explicó el Papa sintetizando su mensaje central.

«La conducta del fiel está dedicada a celebrar las obras divinas, a penetrar en la profundidad de los pensamientos del Señor y por este camino su vida irradia luz y alegría», constató.

Por el contrario, al «hombre perverso» la fortuna momentánea le hace ser temerario, pero en realidad es íntimamente frágil y tras el efímero éxito se encamina hacia el fracaso y la ruina», añadió.

«La visión del Salmista se convierte, por tanto, en una súplica al Dios justo y «excelso» para que entre en los acontecimientos humanos para juzgarlos, haciendo resplandecer el bien», recordó.

«El Salmo 91 –explicó el Papa resumiendo su meditación– rezuma, por tanto, felicidad, confianza, optimismo: dones que tenemos que pedir a Dios precisamente en nuestro tiempo, en el que se insinúa con facilidad la tentación de la desconfianza e incluso de la desesperación».

El obispo de Roma ilustró su mensaje con palabras tomadas prestadas del san Agustín de Hipona: «Hagas lo que hagas, hazlo con alegría. Entonces haces el bien y lo haces bien. Si, por el contrario, actúas con tristeza, aunque a través tuyo se obre el bien, no eres tú quien lo realiza».

Juan Pablo II continuó de este modo con la serie de meditaciones semanales que viene ofreciendo desde el 28 de marzo de 2001. Pueden leerse en la sección de la página web de Zenit «Audiencia del miércoles».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación