Un curso desvela el perfil de Edith Stein como «maestra de empatía y espiritualidad»

Organizado por la Facultad Pontificia Teresianum de Roma

Share this Entry

ROMA, 5 diciembre 2003 (ZENIT.org).- Santa Edith Stein (1891-1942) es maestra de empatía, de humanidad, de vida interior y de espiritualidad litúrgica, manifestaron distintos especialistas en esta co-patrona de Europa en un curso intensivo de mística carmelitana que finaliza este viernes en la Facultad Pontificia Teresianum
de Roma.

El padre carmelita Jesús Castellano, vicepresidente de la Facultad, presentó a Edith Stein como «maestra de espiritualidad litúrgica». Según explicó, Edith Stein formó parte del movimiento litúrgico de renovación en la Alemania de los años 30 y quedó «impresionada por la liturgia cristiana y concretamente católica».

Consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el padre Castellano recordó las estancias de Edith Stein (Santa Teresa Benedicta de la Cruz) en la abadía benedictina de Beuron (Alemania), fulcro de la renovación litúrgica de la época.

«El aspecto litúrgico en Edith Stein no ha tenido la atención que se merecería», afirmó el religioso español quien, entre los textos litúrgicos de la santa, resaltó una conferencia sobre la «Educación eucarística» en la que esta filósofa insiste en la necesidad de «eucaristizar la vida», es decir, «cómo pasar de la experiencia litúrgica de presencia, sacrificio y comunión a una pedagogía de la vida».

«Santa Edith Stein es una maestra porque antes ha sido discípula del Dios crucificado», recordó por su parte la filósofa Annalisa Margarino.

«Ver a Edith como maestra de empatía es verla como maestra de relación –añadió–. Para ella, la empatía no es asimilarse con el otro, sino estar en el mundo y atender al otro, acogerle en su propia identidad».

También constató que se ha abusado mucho del término «empatía» para hablar de Edith Stein y aconsejó usar la palabra alemana «Einfühlung».

Según Annalisa Margarino, «Edith Stein no pasó del judaísmo al cristianismo, sino de posiciones agnósticas a la fe cristiana».

La posición de Edith Stein contra el relativismo fue afrontada por el carmelita Marco Paolinelli, quien recordó cómo en esta pensadora «la Verdad no es relativa, es eterna, y es el espíritu quien la encuentra y no el que la produce».

El padre Paolinelli insistió en esta postura de Edith Stein «a favor de la persona humana y de la Verdad objetiva».

En su exposición, el padre carmelita Francisco Javier Sancho Fermín, director del Centro Internacional Teresiano Sanjuanista de Ávila (futura universidad de mística), se refirió al «itinerario de una mujer atea que pasa del judaísmo al ateismo y finalmente a la fe católica». Además subrayó el aspecto de Stein como «feminista católica».

En palabras del sacerdote, el fundamento de la vida de la santa carmelita «es la gran confianza y absoluto abandono en Dios».

Los profesores Luigi Borriello y Bruno Moriconi cerraron el curso intensivo «Mística carmelitana. Experiencia y lectura personal de santa Edith Stein» hablando del martirio de la religiosa, fallecida en una cámara de gas en Auschwitz el 9 de agosto de 1942.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")